Edición 117

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

15 Escenas sexuales memorables del cine

 - Autor: 

Con actores de primera categoría, directores con visión artística y un presupuesto respetable, estas son algunas escenas de sexo en el cine que le ganan con creces a la pornografía.

15. BLUE IS THE WARMEST COLOR (2013)

La primera escena de sexo lésbico entre la protagonista Adèle (interpretada por Adèle Exarchopoulos) y Emma (Léa Seydoux) es de las mejores escenas de sexo que he visto. Punto. Explícita y aún así increíblemente romántica, se disfruta al mismo nivel de las protagonistas que se revuelcan entre sábanas casi por diez minutos. Y no se ahorran nada, tampoco: no queda cavidad por explorar o parte del cuerpo por probar.

Claro, aunque la primera es la mejor en la opinión, las demás también se ganarán cuanto menos su atención.

 

14. NYMPHOMANIAC (2013)

Sí, esta cinta de Lars Von Trier está tan cargada de sexo sin censura como promete su título (dejaré que adivinen por qué se estiliza el título como Nymph()maniac en ciertas ocasiones), pero desde que la vi estaba claro para mí cual era la mejor de esas escenas: la del tren. Algunos podrán pensar que es solo un blowjob, algo simple en comparación a todas las cosas y todas las poses que vemos hacer más tarde a Joe (interpretada por Charlotte Gainsbourg). Pero el miedo a ser descubiertos, la emoción de que una total desconocida se arroje hacia un hombre de esa manera… ¡y esa sonrisa con ese hilo blanco colgando en la comisura al final de todo! ¿Cómo no va a ser esta la mejor escena de sexo de la película?


13. SHAME (2011)

Otra de esas películas donde hay varias escenas de dónde elegir. ¿Cómo no va a ser así, siendo una película sobre un adicto al sexo? Pero si tuviese que elegir una sola (lo cual no hice con Lucía y el sexo, porque honestamente son mejores las escenas de Medem) tendría que irme con aquella parte en la que Michael Fassbender se tira a una rubia contra la ventana de su apartamento. Corta y rápida, pero a la vez increíblemente excitante.

12. BLUE VALENTINE (2010)
No es una de mis películas favoritas, tengo que darle crédito a sus escenas de sexo: realistas y emocionales. Tengo que resaltar una de las primeras escenas, en la que Michelle Williams recibe sexo oral por parte de Ryan Gosling. Llena de gemidos y con actuaciones que hacen sentir esta escena auténtica, vale la pena echarle un ojo.

 

11. BLACK SWAM (2010)

Imposible que no hayan visto a Natalie Portman masturbándose. Es una escena breve y la verdad no muestra mucho, pero la excelente dirección y los gestos de Portman realmente venden la idea. No hay duda que lo está disfrutando, que con sus dedos debajo de la sábana se está arrebatando la inocencia de la manera más atrevida y candente posible. Es una lástima que el final de la escena sea tan anticlimático, porque creo que todos nos quedamos con las ganas de ver cómo es el rostro de puro placer de ese personaje. Bueno, igual más adelante tenemos la oportunidad…

10. EN LA CAMA (2005)

No se puede tocar el tema de la vida en pareja sin tocar el tema del sexo. En este tema Blanca Llewin y Gonzalo Valenzuela nos dejan satisfechos, especialmente con sus primeras escenas “en la cama” (ba-dum-tss!), donde se empieza a notar cómo sus sentimientos empiezan a influir en la pasión y el romance en el sexo.

9. 9 SONGS (2004)

Esta película se para en la línea de lo que es porno y lo que no es, porque sus protagonistas realmente tuvieron sexo al grabar las escenas de la película. Pero, como fue exhibida en el festival de Cannes (y para los incultos, eso se pronuncia de la manera aburrida que ustedes juran que no es), le daré el beneficio de la duda y lo llamaré “elección artística”.

Esta historia de amor moderno tiene una escena de increíble carga sexual: en un momento Matt, el protagonista, ata a Lisa a la cama y venda sus ojos. Recorre su cuerpo suavemente antes de hacerle sexo oral, y luego la penetra. Es todo tan lento, un juego tan paciente entre los dos que estalla finalmente en un orgasmo bien merecido.

8. 8 MILE (2002)

Solo hay una escena así en esta película, así que no hay razón para confundirse. ¡Pero es una muy buena escena! Incluso sin mostrar mucho, el momento en que Eminem sostiene a Brittany Murphy contra el estante de un depósito es increíblemente sexy. Sus miradas, sus gemidos y sus movimientos son suficientes para convencerme del deseo de ambos personajes, de las ganas de que llegara este momento.

7. LUCÍA Y EL SEXO (2001)

Esta película de Julio Medem cumple fielmente con la promesa de su título: hay un personaje llamado Lucía (interpretado por Paz Vega en la cúspide de su sensualidad) y hay tanto sexo como para poner en ridículo a algunas películas porno. Todas sus escenas están cargadas de tal erotismo y tensión que es difícil elegir solo una: el sexo con Lorenzo mientras Lucía se toma fotos desnuda con una Polaroid, tendida sobre la cama; la escena del strip-tease y especialmente aquella parte de la masturbación en la ducha. Si algo nos deja Julio Medem en esta película es de dónde elegir.

6. Y TU MAMÁ TAMBIÉN (2001)

“¿Quieres que te enseñe las tetas?”, dice el personaje de Maribel Verdú, de una manera tan provocativa, y es entonces cuando sabes que estás viendo una de las escenas sexuales más memorables que hay. Pasando por alto que está toda en plano secuencia –al mejor estilo de Alfonso Cuarón–, tanto la incomodidad del momento que se convierte en tensión sexual, como la fantasía juvenil de acostarse con la mujer mayor, esa “vieja buena”, la MILF… todo esto aporta a una escena que no te deja quitarle los ojos de encima cuando los dos personajes se tocan, se lamen y se revuelcan en la cama.

Es la mejor escena de sexo de la película, cierto, pero tenga en cuenta que las otras no se quedan muy atrás.


 

5. EL IMPERIO DE LOS SENTIDOS (1976)

Aunque cargada de sexo no simulado por los actores, esta es una película japonesa que no es demasiado erótica… excepto por una de las escenas finales. En el clímax de la película, el personaje de la actriz Eiko Matzuda descubre que la excita sobremanera estrangular a su pareja mientras ambos hacen el amor. Sus gestos de placer, contrastados con lo que empezó como placer y termina en muerte para el pobre Ishida (su pareja), es sin duda una de las escenas más inquietantemente sensuales que he visto en el cine.


 

4. BASIC INSTINCT (1992)

La escena más popular de esta película es aquella en la que Sharon Stone cruza las piernas en el cuarto de interrogación y descubrimos que no hay nada debajo de esa falda. Pero esa escena no es tan sensual como impactante, e incluso ya pierde el factor sorpresa cuando la parodian hasta en Los Simpson.

Pero la escena de sexo entre Michael Douglas y Sharon Stone… ¡eso sí es otra cosa! Hablando francamente, eso es porno suave, softcore. No se ahorra nada más que mostrar los genitales de sus protagonistas, porque de resto tenemos todo el teatro: desde cunnilingus hasta bondage. Sexo rudo, duro y apasionado.

Como bonus, también está la escena de sexo entre Douglas y Janet Tripplehorn (si eso no es nombre de estrella porno, no sé qué lo es), en el pasillo de su casa.


 

3. CRASH (1996)

Dos escenas de esta película, ambas a bordo de un carro, se roban el show. Primero, porque nadie imaginaría que en una película por este estilo se atrevieran a ser tan gráficos; segundo, porque se siente tanto la incomodidad como la emoción de tener sexo en un carro… y quizá mientras lo pasa por el autolavado. Y tercero… bueno, algo tan extraño como penetración por heridas hay que verlo. Ya después decidirán si los excita o no.

2. BOOGIE NIGHTS (1997)

Incluso como una película que trata sobre la industria del porno, Boogie Nights se soporta sobre la gran historia y dirección de Paul Thomas Andersen, sin duda una de sus mejores películas. Claro, esto no quiere decir que le falten escenas memorables (como la charla motivacional de Mark Wahlberg a su pene) o escenas llenas de erotismo, como la filmación de la escena porno entre Wahlberg y Julianne Moore. Esta escena funciona por lo ridículamente precisa que es en cuanto a las películas porno, y transmite a la vez la sexualidad que ve el espectador junto a la presión por dar un “buen desempeño” que sienten los actores y el resto del equipo. Además, nos convenció de que quizá sí nos hubiese gustado ver alguna vez a Julianne Moore haciendo una verdadera porno.

1. A CLOCKWORK ORANGE (1971)

Empezamos esta lista con una escena de Stanley Kubrick que aunque posiblemente no se goce por su erotismo, sin duda se recuerda. Hablo de la escena en la cual Alex (Malcolm McDowell) se lleva a dos hermosas jovencitas a su casa para practicar el “mete-y-saca”, y emprende la envidiada empresa de realizar un menage à trois. El giro es que lo vemos hacerlo todo en cámara rápida al sonido de la Obertura de William Tell, la que muchos conocemos como esa canción que siempre suena cuando la caballería viene en las películas.

Vemos a Alex ir de una chica a otra, enredarse con las dos, convencer a una de que se quede y practicar diversas poses en tan solo un par de minutos. Más divertida que erótica, cierto, pero esta escena es una que resulta casi imposible sacarse de la cabeza.


 

Publicidad

Publicidad