Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿Por qué las tetas tienen sabores diferentes?

 - Autor: 

Forrest Gump podría decir lo mismo de las tetas que de la vida: son como una caja de chocolates, porque nunca sabes de qué sabor te van a tocar. ¿Pero cuál es la razón detrás de esto?

 No hay dos pares de tetas iguales: ni en forma, ni en tamaño, ni en textura, ni siquiera en sabor. Los donjuanes que han tenido la oportunidad de poner en su boca varias de ellas saben que los senos, aunque tienen un gustillo similar entre sí, cada uno tiene alrededor de su aureola un aroma y un sabor que nos puede llamar como un pastel caliente. Y si es así no hay hombre que se resista a jugar con ese par durante horas y horas y horas...

No hay sustentación médica o científica que de hecho pruebe que las tetas saben diferente de mujer en mujer. La razón quizá sea la dificultad de conseguir mujeres dispuestas a probar esta teoría de manera experimental. Además, apoyando esta premisa, muchos hombres no parecen notar sabor alguno.

Pero para los hombres de paladar más refinado, la sexóloga Martha Mejía afirma que a nivel hormonal, las feromonas pueden influir mucho en esta percepción de sabores por ser expelidas en toda la piel, no solo en el área de los senos, y en forma de sudor. Y claro, cada mujer tiene su propio coctel de hormonas y feromonas dentro de su cuerpo para ofrecer, y por eso no es para nada raro que al pasar la lengua por su piel nos encontremos con que cada una “sabe” diferente.

Ahora bien, el humor en el que se encuentre una mujer se ve reflejado en las feromonas y las hormonas en general. No es lo mismo saborear las tetas de una mujer cuando está lavando los platos –ni idea de por qué lo harían en ese momento, pervertidos– a cuando se le tiene totalmente dispuesta y excitada. Acorde a la doctora Mejía, el sabor puede ser más pronunciado en este último caso.

Cierto tipo de elementos también pueden llevar a variar el sabor. Por ejemplo, consumir café, alcohol, drogas psicotrópicas, nicotina y hasta Coca-Cola puede resultar en un cambio distinguible en las feromonas, y por tanto en ese sabor que siente al llevarse un seno a la boca. Por el otro lado, pese a lo que pueden creer algunas mujeres, el uso de jabones o cualquier otro artículo de higiene no altera nada este gusto.

La verdad es, mujeres, que si quieren cambiar el sabor de sus senos no hay mucho que puedan hacer. Siempre se puede usar aceites o perfumes, que evidentemente cambian el gusto, pero a veces pueden ser demasiado. ¿Mi opinión? Lo mejor para que ambos disfruten es que compren algo de crema batida o lencería comestible, que vuelven locos a los hombres y son el mejor maridaje para un delicioso par de melones.

DATO:

Para consultar más sobre sexo puede acudir a nuestra fuente para este artículo: Martha Cecilia Mejía, psicóloga sexóloga (www.sexologamarthamejia.com).

Publicidad

Publicidad