Edición 128

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Cuando llueve, sobre la cabeza, y cuando no, colgando del brazo, una sombrilla de Francesco Maglia es una extensión natural de su personalidad.

Una sombrilla de Francesco Maglia, con todas las posibilidades de materiales, mangos, colores y telas que puede ofrecer, es una extensión de su personalidad, una obra de arte para distinguirse de todas sus contrapartes baratas en medio de la lluvia. El nombre viene de un sastre que, en 1854, cuando se estaban consolidando las grandes sartorias en Europa, decidió apostarles a las sombrillas hechas a mano.

 

Su legado ha recibido honores del Reino, el Imperio y la República de Italia; fue reconstruido tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y, tras 160 años, va por la sexta generación de la familia. Ahora Francesco Maglia V y su hermano Giorgio se dan a la tarea de fabricar las mejores sombrillas del mundo, junto a enseñar los gajes del oficio a la próxima generación: el joven Francesco Maglia VI.

 

La variedad de sombrillas que pueden crear los talleres de Francesco Maglia solo se limita a la imaginación de sus sastres y de sus clientes. Mientras el cuerpo puede hacerse de maderas naturales –como castaña, fresno, bambú, cerezo, arce o avellana, entre muchos otros–, su mango se puede adornar con latón niquelado, cuero o incluso con un cuerno natural, quizá de jabalí o de venado, según sus preferencias.

 

La tela de la sombrilla es tejida especialmente para Francesco Maglia, con un recubrimiento de teflón que la hace a prueba de agua. Esta tela viene en rangos de 58 cm o 75 cm cortados y tejidos a mano, hecha para durar: soporta tres veces más la presión de la lluvia que las sombrillas convencionales y su cuerpo se puede flexionar ante los peores vientos sin miedo a romperse. Todo este trabajo y atención al detalle resulta en una sombrilla que no sentirá como un estorbo cuando tenga que salir de casa: por el contrario, estará cruzando los dedos para que llueva y tenga oportunidad de mostrarla.

 

Aunque vende sombrillas prefabricadas, fácilmente se puede mandar a hacer la sombrilla con cualquier elemento, desde mangos de bambú hasta patrones personalizados en su tela. Si quiere mandar a hacer una, puede conversar con él directamente. Habla italiano, inglés, español, francés y alemán.

 

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @ElPrincipote

Lea también:

-La esencia de Tom Ford

-Cuatro estilos para romper los esquemas este 2017

-Cinco chaquetas de plumas para no morir del frío

Publicidad

Publicidad