Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Consejos para ser un maestro del sexo virtual

 - Autor: 

No solo se trata de masturbarse frente a una cámara y esperar que la otra persona le coja el ritmo. En el sexo virtual hay que estimular el órgano sexual más poderoso de todos: el cerebro.

 1) Pierda el miedo: es posible que esta sea su primera experiencia sexual en el mundo virtual. Si es así, le sugiero que se relaje. Esta técnica puede ser una buena herramienta para la gente tímida, o puede ser una forma de experimentar nuevas sensaciones, pero le aseguro que no llegará muy lejos en ninguno de estos dos casos si no pierde el pudor y se lanza con todas las ganas.

2) Sepa con quién lo hace: en principio, existe el sexo virtual con una persona conocida o el sexo virtual con una persona desconocida. Esto hace toda la diferencia. Cuando se trata del primer caso lo mejor es que se tomen todas las medidas de seguridad posibles: ocultar el rostro, no dar datos personales y no lanzarse a mostrarlo todo de una vez.

Del mismo modo, dese el tiempo de conocer a la otra persona. Especialmente las fantasías y gustos, porque es así como podrá encender los motores de su pareja. ¿Le gusta el sexo fuerte o tiene un fetiche con los profesores? Estos pequeños detalles pueden ser la diferencia entre chatear con alguien y tener sexo virtual.

3) Aprenda a usar la palabra: incluso con una cámara, el sexo virtual no depende solamente de ver un par de tetas o mostrar sus genitales a la otra persona. Todo depende de la palabra, escrita o hablada. “Narrar diálogos eróticos, fantasías, juegos de rol… muchas cosas que pueden impactar poderosamente en las hormonas del placer”, dice la sexóloga Martha Mejía. Nada mejor que estimular la imaginación: hablar de cómo las piernas de ella se ajustan contra sus caderas, o cómo los dos gimen de placer excita de verdad en esta práctica. ¡Y nada peor que arruinar un buen momento en estos casos con un error de ortografía!

4) Poner el humor: si usted ya está totalmente dispuesto, es hora de asegurarse que la otra persona esté en sincronía. Incluso si la persona al otro lado es su pareja, es posible que sufra de esas risas nerviosas o que aún se sienta recatada. Asegúrese de hacerla sentir en confianza, pero de llevar la conversación por el lado correcto. “¿Qué ropa estás usando?”, “¿cuáles son tus fantasías?”, “¿qué te gustaría hacer?” son preguntas que aunque suenen cliché en verdad funcionan para establecer el tono de la conversación. Así mismo, describir su físico y sus deseos ayuda.

5) Vístase para triunfar: las mujeres la tienen fácil, con una gran variedad de prendas, lencería, baby-dolls y demás con los que pueden desfilar frente a la cámara. ¿Pero qué puede usar un hombre en estos casos? Bueno, la recomendación es, más que usar boxers sensuales, mallas o incluso “tangas”, tener un buen cuerpo. Trabájelo si quiere ser un maestro del sexo virtual.

6) No todo es enseñar: como ya dije antes, el órgano más importante a estimular es el cerebro. Pero eso no significa que no importe la vista. Ahora bien, hay reglas básicas, y la primera es NO se muestre desnudo de cuerpo completo. ¿Qué más antierótico que una persona mostrándolo todo como si fuera el dibujo de un libro de biología? La desnudez no es lo importante, sino el erotismo. Muestre parcialmente su cuerpo según vaya progresando la situación. La idea es siempre dejar algo a la imaginación, así que juegue con las ropas que lleva o con los ángulos de la cámara para generar expectativa, erotismo. Recuerde que no solo cuenta con lo que puede mostrar, sino con una conversación inteligente y subida de tono.

7) Traiga sus juguetes: resulta muy excitante el uso de juguetes. No solo facilitan la estimulación, sino que facilitan el trabajo para ambos. Para los hombres es todo un espectáculo ver a una mujer auto-penetrarse con un consolador o un vibrador, y para la mujer este instrumento hace la actividad más amena, por decirlo de algún modo. Por eso, no descarte nunca la opción de llevar unos cuantos juguetes a la cama.

8) Sepa cuándo retirarse: si no “lo está sintiendo”, si le parece que no está funcionando la dinámica, será mejor que se lo haga saber a su pareja. La gracia del sexo virtual es que ambos disfruten, no que uno sirva como el consolador del otro. Intenten variar las cosas un poco si no están excitados, y ya cuando todo eso falle es mejor decir buenas noches e intentarlo en alguna otra ocasión.

DATO:
Para consultar más sobre sexo puede acudir a nuestra fuente para este artículo: Martha Cecilia Mejía, psicóloga sexóloga (www.sexologamarthamejia.com).

Publicidad

Publicidad