Edición 140

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

¿Cómo convencer a una exnovia para tener sexo?

 - Autor: 

Estas son las palabras mágicas con las que los exnovios han logrado abrir sus piernas para un (pen)último encuentro.

 Sea porque está sentimental o simplemente tan calenturiento como para saltar encima de un cactus, nunca falta el hombre que intenta llevar a su exnovia a la cama. Y no crea que es imposible, porque a veces no hacen falta más que un par palabras bonitas –o un par de tragos de aguardiente– para convencerla de retomar esas viejas costumbres.

A la pregunta: ¿cómo convencer a su exnovia de tener sexo otra vez?, estas fueron algunas de las mejores respuestas que las mujeres nos dieron:

“Solo me dijo: tengo unas ganas de hacerte el amor”.

“Yo estaba sin nada que hacer, se cumplía un año de haber terminado y ambos estábamos muy sentimentales. Una noche me llamó y me dijo que quería verme, así que me invitó a su casa a comer algo. Nos sentamos en una banca de su unidad y todo el tiempo estuvimos muy cercanos el uno del otro. Comenzaron los besos, él había traído una botella de aguardiente y, bueno, me dijo que si quería que fuéramos a un lugar más privado y le dije que sí. Cogimos un taxi y nos fuimos para un motel. Después me dejó en mi casa y todo muy normal. No nos volvimos a ver.”

“Simplemente estábamos solos. Me invitó a hablar de nosotros, de nuestra amistad y la casa estaba sola. Nos empezamos a besar y todo fue fluyendo.”

“Siendo igual de romántico y sensual como antes.”

“Pues todavía sentía cosas por él y pues hablábamos de esas cosas... y nos citábamos, y salíamos, y siempre terminaba en sexo.”

“Habló sobre arreglar de nuevo la relación, y me prometió el cielo y la tierra.”

“Salimos a tomar un café y en medio de recuerdos solo lo dijo. Que por los buenos tiempos.”

“Recordando esos momentos juntos en la cama, cada cosa que hacíamos y que además eran recientes.”

“Yo quedé de amiga de él. Un día fui a su casa y él estaba en pijama. Empezó a hacer chistes y vi que tenía una erección en su pijama. Los chistes siguieron y de un momento a otro se bajó el pantalón. Entonces lo masturbé. Al mes, en ese mismo juego, le hice sexo oral. Y al mes, ya estábamos tirando otra vez. Duramos dos años tirando”.

“Más que convencerme, creo que la situación ameritaba un cierre para darme cuenta que ‘Ew, definitivamente ya no siento nada’”.

“Tiene un pene grande y eso siempre me gusto de él. Además es muy bueno en la cama”.
“Una vez me mandó un email diciéndome que nunca habíamos logrado tirar diez veces en un día. Y empezamos a hablar de eso y ahí quedamos en intentar romper el récord. No pudimos, tiramos solo cinco veces y luego nos vimos dos o tres veces más y todo terminó”.

“Por un lado yo llevaba un buen tiempo sin pareja. Por el otro la relación con ese exnovio había sido muy buena en la parte sexual. Nos encontramos en una fiesta y tarde en la noche, después de haber bebido algunas copas, no me resultó difícil irme con él”.

 

Publicidad

Publicidad