Edición 141

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Abrigo o chaqueta

 - Autor: 

Usted sabe la diferencia entre estas dos prendas, simplemente no se ha sentado a pensarlo.

La primera diferencia puede estar en la elegancia que evoca la palabra. “Chaqueta” hace pensar en algo informal, en una prenda de cuero o denim que se usa en los atuendos casuales y que un banquero jamás llevaría a su trabajo. “Abrigo”, en cambio, indica cierta formalidad, una prenda de diseño sencillo, pero construcción elegante, que puede tener botones cruzados y solapas alargadas; excepto en el caso de las parkas, que también son una clase de abrigo, pero de corte informal. “Déjame coger mi chaqueta”, es la expresión que alguien usaría para ir al cine o para ir por una cerveza a un bar. “Déjame coger mi abrigo”, es para salir a cenar a un buen restaurante.

Por supuesto, las reglas están hechas para romperse. Hoy en día, la moda invita a usar chaquetas con pantalones formales y abrigos con una camiseta y un jean. Otro ejemplo: antes los abrigos siempre se usaban holgados, pues la idea es que pudieran cubrir todo el atuendo –con chaqueta o blazer incluído– para protegerlo de la lluvia y las nevadas. Pero como ni en Bogotá ni en Neiva la gente se enfrenta a nevadas, muchos prefieren comprar abrigos ajustados. Por esa misma razón los abrigos ya no están hechos con forros y paños que mantienen el calor –usualmente con tejidos naturales como la lana–, sino con materiales más ligeros que permiten respirar.

La única distinción que se mantiene, quizá la más técnica y menos abstracta, es la obvia. Mientras las chaquetas llegan hasta la cintura, los abrigos pueden extenderse un par de centímetros más o llegar incluso a las rodillas o más abajo. En caso de duda, solo fíjese en el largo

Publicidad

Publicidad