Edición 144

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Usted Señálemelo, el futuro del rock

 - Autor: 

Con una legión de sintetizadores, guitarras eléctricas, vientos y sampler, Usted Señálemelo regresa a Colombia. Conversamos con Lucca Berguerie, su baterista.

 Pocas veces una banda argentina logró conquistar Latinoamérica con tan solo dos discos. Han realizado colaboraciones con Bajofondo, la banda de electrotango de Gustavo Santaolalla; Emmanuel Horvilleur, integrante de Illya Kuryaki and the Valderramas, y Tweety González, recordado tecladista de Soda Stereo. El trío conformado por Juan Saieg (voz), Gabriel Orozco "Cocó" (Guitarra), Luca Beguerie (batería) promete una experiencia sicodélica y con una expectativa sin límites en el décimo aniversario del Festival.

“Cada uno, dentro de su instrumento, es muy apasionado. Desde que nacimos lo tenemos muy incorporado y eso nota en el escenario”, comenta Lucca Bergueri, baterista de US. Desde los 12 años han seguido el impulso de cosechar música y sin pensarlo lideran la nueva ola del rock argentino. Sus sonidos revitalizan una generación huérfana del rock, junto a otras bandas independientes como Él Mató a un Policía Motorizado, Perras On the Beach y Los Espíritus.

Con su segundo trabajo discográfico, titulado ‘II’, emprendieron una búsqueda sin objetivo fijo, “respondíamos a nuestra intuición artística y musical frente a todo lo que nos había influido en los últimos años”, comenta Beguerie. Sin prejuicios y sin ningún tipo de concepto, cocinaron ideas nuevas que, a través de un proceso de curación, les ayudó a consolidar un sonido maduro, a diferencia de su primer trabajo en el que recopilaron varios temas y sin pensarlo se lanzaron al agua.

En medio de una guerra constante con la industria al no querer definir su música en un solo género, afirman que esta no debe limitarse y que, de alguna manera, al ser partícipes y testigos de los vestigios musicales de su país, les ha permitido tener muchas influencias que han tejido sus raíces y que se proyectan en los diversos estilos que los representan como banda.

Han participado en varios festivales como el Lollapalooza. ¿Qué expectativas les genera tocar, por primera vez, en el FEP?

Los festivales siempre te ponen en una situación hermosa, porque tienen una atmósfera muy linda y tenés la oportunidad de compartir con muchas bandas y músicos de todo el mundo. El Estéreo Picnic, la verdad, no tiene límites, lo conocemos hace mucho y nos parece increíble. Antes de que existiera Lollapalooza en Argentina, ya existía en Colombia FEP, y es un evento un poco más latinoamericano que el Lolla. La curaduría de las bandas ha sido excelente y hacer parte del cartel de este año es un logro muy grande para nosotros, ojalá sea la primera vez y no la última.


¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con Bajofondo y Tweety González?

Nosotros tenemos una gran relación con Bajofondo, Gustavo nos conoce desde que tenemos 11, 12 años y han visto el crecimiento de la banda. En ‘II’ necesitábamos unos violines y el primero que se nos vino a la cabeza fue Javier Casallas, violinista de Bajofondo, fue un honor trabajar con él. Ellos nos invitaron a participar en un tema de su próximo disco que saldrá en un par de meses. Con Tweety se dio de forma natural y ha sido increíble. En el caso del sencillo Pastizal, lo empezamos a grabar acá en Árbol Naranja, luego lo terminamos de grabar en el estudio de Twetty en Buenos Aires, y después en mi estudio en Mendoza. Fue una experiencia en la que aprendimos mucho.


¿Qué han aprendido, en lo profesional y personal, desde el debut de ‘II’?

Cuando estábamos haciendo el disco sabíamos que iba a ser muy distinto, pero a la vez nos ponía en un lugar más cómodo. En ese momento, como banda, nos sentíamos más representados con el sonido que íbamos desarrollando, a diferencia del primero, y a raíz de esa producción, pudimos girar y conocer un montón de ciudades, de bandas, productores, de mucha gente que no nos conocían pero que eran referentes nuestros, que luego se acercaron para decir que les gustaba o que le llamaba a atención. En especial, mostraron gran interés en la movida independiente de Mendoza, de donde somos.

 ¿Por qué decidieron no establecerse en Buenos Aires, como lo hizo en su momento, sus paisanos, Enanitos Verdes?

Son muchos factores. Vivir allá es un gasto de plata tremendo, en realidad, haríamos lo mismo que hacemos en Mendoza, donde nos empezó a ir bien sin necesidad de ir a Buenos Aires. En el caso de los ‘Enanos’, era una época en la que, si vos no estabas con una discográfica que estuviera en una ciudad grande, era imposible que te fuera bien. Ahora, la escena mendocina está muy consolidada y allá estamos muy tranquilos, y vamos a la capital cuando nos toca ir. Vivir en nuestra ciudad, también, nos permitió tocar en toco el país, y eso hizo que creciera un poco más la banda.

 

¿Qué piensan de la nueva oleada del rock que se respira en Argentina?

Me parece que está en un momento muy bueno, que yo no había vivido, aunque, obviamente me acuerdo de la época cuando salío babasónicos e Illya Kuryaki and the Valderramas, pero era muy chico, y quizás es el recuerdo más cercano que tengo de una escena del rock. Después, a principios de este siglo, hubo un bache de bandas independientes y de rock alternativo que no surgió hasta hace un par de años que aparecieron Él Mató y Los Espíritus, y se levantó un poco más la mirada. Las bandas que cortan tickets en los festivales, que giran, actualmente, somos las independientes y todas tiramos hacia el mismo lado. También siento que se está descentralizando de Buenos Aires porque hay muchas bandas de Córdoba y de Rosario que están empezando a tener un poco más de presencia en la escena, lo que genera una sinergia entre todos los músicos.


¿Cómo es Usted Señálemelo en vivo?

Hemos tocamos mucho en vivo y eso nos ha dado muchísima cancha. El show que preparamos para es mucho más energético, tiene versiones de temas que están grabados de otros que son más improvisados, incluso, un poco más desfachatado, mucho más rockero y sin limitaciones. En un show puede pasar cualquier cosa.

 

Publicidad

Publicidad