Edición 121

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Óscar Méndez: una historia de emprendimiento

 - Autor: 

Óscar Méndez ganó el concurso The Venture, de Chivas Regal, con su propuesta de innovación social que transforma desechos plásticos en ladrillos para construir casas.

“Una de las principales características de un emprendedor es, sin duda, el aguante: la capacidad de estar bajo mucha presión y poder enfrentar la incertidumbre”, dice Óscar Méndez, ganador de la más reciente versión del concurso The Venture, de Chivas Regal, que desde 2015 apoya con un millón de dólares a emprendimientos sociales de todos los rincones del mundo.

Conceptos Plásticos, la empresa de Óscar, detrás de la que también están su socio Henry Alexander Canon e Isabel Cristina Gámez, novia de Méndez y “la parte social de esta empresa”, convierte desechos plásticos y de caucho –botellas, pitillos, neumáticos, partes de computadores– en bloques que se asemejan a ladrillos de Lego, con los que se pueden armar casas resistentes al fuego y los temblores en menos de cinco horas, sin necesidad de otros materiales y con un bajísimo precio. “Jamás nos sentamos a botar ideas de empresas que puedan cambiar el mundo, simplemente nos dimos cuenta de que el plástico es un problema y que el problema de la vivienda también, entonces dimos con una solución. Eso sí, el concurso nos abrió los ojos, nos mostró que esta idea es viable y que nos podemos creer el cuento. Hemos recibido mensajes de 68 países interesados en nuestro producto: Malasia, Filipinas…”. Antes de llegar a la presentación final, Conceptos Plásticos logró obtener en unas cinco semanas más de 64.000 votos por internet, sin duda también fue el ganador del público.

Este año se postularon 2.500 emprendimientos y concursaron 27 de Alemania, Chile, Israel, Guatemala, México, República Dominicana, Polonia y Reino Unido, entre otros. Hombres, mujeres, jóvenes y otros empresarios mayores unidos por proyectos tan disímiles como las necesidades de cada uno de sus países y sus pasiones personales. Reino Unido ofrecía una plataforma de comunicación para agricultores que no tengan acceso a internet. Israel presentó un sistema de comunicaciones para pacientes con síndrome de enclaustramiento que solo pueden comunicarse por medio del movimiento de sus ojos. La representante de Alemania, por su parte, ideó un sistema de refrigeración, una especie de nevera, que no necesita electricidad y que es un apoyo ideal para los países del tercer mundo que necesitan guardar de manera segura sus medicinas. Todos estos proyectos son maneras de tener un impacto positivo en poblaciones más vulnerables que, generalmente, no reciben ayuda y necesitan empoderarse.

 

(Por un millón de dólares)

¿Cuál es el talante de un emprendedor? ¿Qué hace que una idea triunfe cuando se ve rodeada de tanta competencia? En la presentación final de The Venture en Nueva York quedaron varias cosas claras. Cada una de estas personas, estas caras de las empresas que se encontraban compitiendo, estaban completamente convencidas de su proyecto –con la cabeza y el corazón– y de que este no sería el momento cumbre, sino solo uno de los muchos pasos en un camino larguísimo de emprendimiento que significa muchas horas sin dormir. Todos estaban dispuestos a aprender: durante todo el tiempo de la competencia –sobre todo en la mentoría que tuvo lugar en Oxford, en la que conocieron a otros emprendedores con años de experiencia– compartieron conocimientos, motivaciones personales, dudas, siempre generosos con la información y su propia creatividad.

¿Cuáles son los problemas de un emprendedor? Óscar dice que una de las cuestiones más complicadas es encontrar un equipo que esté dispuesto a hacer sacrificios, que sea capaz de trabajar al mismo ritmo de seis de la mañana a diez de la noche. Juan Nicolás Suárez, el colombiano finalista de The Venture de 2015 y la cara de la compañía Diseclar, que convierte desechos plásticos en muebles para patios y cárceles, dice que la parte más difícil es convencer a otros –a los del poder económico– de invertir, de que su empresa responderá con creces a ese voto de confianza económico.

José Moller, ganador de The Venture de 2015 y representante de Algrano, una empresa que está revolucionando la venta a granel con máquinas dispensadores, producto que pronto entrará a Colombia, dice que, como Óscar, jamás pensó en ser emprendedor, sino que al independizarse de la casa de sus padres identificó un problema que resolver y se dispuso a hacer una propuesta para resolverlo. Dice que su perfil, desde pequeño, era el de tener un impacto social, “una consecuencia, más que una búsqueda”, de su educación y su contexto social. Dice, también, que en el camino se ha encontrado con varios obstáculos para resolver: en un principio los errores, luego la relación con los bancos y, por supuesto, el financiamiento a corto plazo.

Los tres coinciden en que para triunfar y desarrollar cada uno de sus proyectos, necesitan confianza: la propia, en el equipo, de la prensa, de parte de quienes van a invertir y de quienes van a consumir o usar el producto. The Venture confía en estos emprendedores, en su creatividad y en que vienen nuevas generaciones de ideas que tendrán un impacto sin precedentes en el futuro del mundo, es por eso por lo que desde el 5 de septiembre se abrió convocatoria para la aventura de 2017.

Si quiere saber más de la autora, sígala en Twitter como @Colorentropy

Lea también:

-Un emprendedor colombiano entre los mejores del mundo

-Dos colombianos son fuertes emprendedores en Silicon Valley

-Diseclar es el ganador de The Venture Colombia

Publicidad

Publicidad