Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Maltrato animal alrededor del mundo

 - Autor: 

Acaba de ser aprobado en primer debate el proyecto de Ley 087 de 2014, que endurece las penas y sanciones a los violadores de los derechos de los animales en Colombia.

 Por eso, hicimos un recorrido histórico por los casos más atroces a lo largo del Planeta, y que ponen en entredicho la supuesta inteligencia de la que hacemos gala los seres humanos.

GIRO DEL PERRO

En Brodilovo, un pueblo de Bulgaria, todos los 6 de marzo de cada año celebran una tradición llamada El giro del perro (Trichane Na Kucheque), que tiene origen en un ritual pagano y se realiza para alejar a los espíritus malignos y prevenir la rabia. Sitúan dos palos altos, cada uno en una orilla del río, amarran una cuerda entre los dos y en todo el centro dejan caer un pedazo de ella, entrelazada, que se la ponen a un perro por el cuello y la dejan en el pecho. La cuerda se empieza a desenredar, el perro gira a gran velocidad, cae aturdido en el río y debe nadar hasta la orilla. Mientras el animal gira como la hélice de un helicóptero, las personas ríen y gritan. Días antes, les dan mucho alimento a los perros, les ponen un tapón en el ano que les quitan en el momento del ritual para que, cuando estén girando, expulsen las heces. La creencia es que mientras más heces expulse el animal, mejores serán las cosechas del año en el pueblo. La tradición fue prohibida en 2006, pero en 2011 el alcalde permitió reanudarla para atraer turistas.

HICOTEAS HIRVIENDO

Los días de Semana Santa son los más crueles para las hicoteas. Por sus supuestos beneficios afrodisiacos, por sus patas, sus huevos y cabeza, cientos de ellas son cazadas en las ciénagas y orillas de ríos de la costa caribe colombiana. Su preparación genera polémica por ser metidas vivas en ollas de agua hirviendo. Algunos hombres dicen que han dejado de ser estériles por comer hicotea. Del Miércoles de Ceniza al Sábado Santo son los días que más se sacrifican a estos animales para celebrar la Semana Mayor, especialmente en Sucre, Bolívar y Córdoba.

CABALLOS Y FUEGO

 

Cuando llegan las 9 p. m., de cada 16 de enero, en San Bartolomé de Pinares, España, los habitantes salen en sus caballos a dar un paseo de dos horas por el pueblo, pero no uno normal. Después de darles la bendición a los caballos frente a la Alcaldía, hacen que crucen las llamas de grandes hogueras y caminen sobre brasas que sitúan en la calle principal. Esta fiesta tradicional se conoce como Las luminarias y se hace en honor al santo patrono San Antón como un rito purificador que aleja los malos espíritus y las epidemias.

FESTIVAL DE GADHIMAI

Prosperidad y salud, eso quieren las personas que, cada cinco años, matan a machetazos a medio millón de animales en el nombre de la diosa hindú Gadhimai. En el festival, que se celebra en el distrito de Bara, Nepal, búfalos de agua, cabras, corderos y palomas son acuchillados hasta que mueren. Primero le ofrecen cinco animales a su diosa, a los que se les corta la garganta lentamente. Luego meten a una gran cantidad de búfalos en una zona cercada en donde les cortan la cabeza. El festival se inicia el día 28 de noviembre, con la participación de cerca de cinco millones de devotos y dura un mes. Aunque está prohibido grabar o tomar fotos en el ritual, la organización internacional Igualdad Animal captó las imágenes en 2014 con un dron.

CARNAVAL DE VILLANUEVA DE LA VERA

Para los tres días que dura este carnaval, que se realiza en Villanueva de la Vera, España, los habitantes elaboran un muñeco de tamaño real que se llama Peropalo, que es el personaje central de las fiestas y se le hacen varios ritos desde su confección hasta su muerte. En uno de los rituales, alguien del pueblo se disfraza de Peropalo y da un paseo montando en un burro por todo el pueblo. El paseo tarda unas dos horas en las que el burro lo lleva entre calles angostas, casi no se puede ver por la cantidad de personas que lo rodean y es jalado por otras personas con una soga. Aunque la comunidad defiende la fiesta diciendo que no hay maltrato físico al animal, cientos de personas lo empujan y aturden con sonidos fuertes, como el de las máquinas de confeti que se disparan muy cerca de él.

LAS CORRALEJAS

 

Es una de las celebraciones populares más importantes y antiguas de la costa caribe colombiana. Miles de personas se reúnen en una especie de corral muy grande –de ahí su nombre– para ver, desde las gradas, cómo hombres a caballo y a pie intentan clavar banderillas muy filosas en el lomo de un toro. Mientras escuchan porro y fandango en vivo, los espectadores tiran dulces cerca del animal estresado para que los recojan los que están en la plaza con el toro. La regla es que el animal salga vivo, pero este año, en Turbaco, un toro fue apuñalado y golpeado hasta la muerte. Días después un caballo fue descuartizado vivo en Sucre. Entre las corralejas más famosas están las de Sincelejo y Ciénaga de Oro.

TORO DE SAN JUAN

De nada le sirven al toro sus grandes cachos contra una multitud que le lanza dardos mientras trata de huir en las calles de Coria, Cáceres, España. Él es el protagonista de las Fiestas de San Juan, que se celebran desde 1976 en el mes de junio, pero, en esta fiesta, el protagonista muere al final. Después de haberlo obligado a caminar las calles amuralladas del pueblo, el animal termina con dardos clavados hasta en los ojos y, cuando cae por el cansancio, es rematado con un disparo y le cortan los testículos. La tradición es considerada una fiesta de interés turístico nacional y hoy en día participa de manera activa gran parte de la ciudadanía.

TORO DE LA VEGA

Después del 8 septiembre, el segundo o tercer martes, se celebra en Tordesillas, Valladolid, España, una de las fiestas más crueles que existen: el Torneo del Toro de la Vega. El ritual, de origen medieval, consiste en hacer que el animal recorra las calles del pueblo para después conducirlo a un lugar abierto. Allí es lanceado por decenas de hombres a pie o a caballo hasta que muere. La persona que logre matarlo se lleva el rabo del toro como trofeo en su lanza, pero si no lo logran matar o el toro escapa, es indultado. Desde hace cinco siglos se celebra esta tradición y solo dos toros han podido salir con vida del torneo: Bonito, en 1993, y Presumido, en 1995, pero murieron a las pocas horas. El de 2014 se llamó Elegido y recibió lanzas hasta la muerte, a pesar de que 200 manifestantes trataron de impedir su salida a las calles.

CABRA DEL CAMPANARIO

En Manganeses de la Polvorosa, España, cada 26 de enero se hacía un ritual que consistía en lanzar a una cabra viva desde lo alto del campanario del pueblo, por las fiestas patronales en honor a San Vicente. Aunque en los últimos años la cabra caía en una lona, la tradición fue prohibida en 2000, pero la población no hizo caso y tiraron dos cabras ese año. En 2014 volvieron a tirar una cabra del campanario, pero era de peluche.

ESQUILAR OVEJAS

Como “mulesing” se conoce la técnica que usan los ganaderos australianos –los mayores productores y exportadores de lana del mundo– para prevenir infecciones en la lana de las ovejas, y consiste en cercenar pedazos de carne de estos animales con tijeras de podar y sin ningún tipo de anestesia, especialmente en la zona del ano, para que las moscas pongan allí sus larvas y no se dañe el resto de la lana. Cuando estos animales dejan de ser útiles para la industria textil, son vendidas a los mataderos.

EL APEDREAMIENTO A JUDAS

En Robledo de Chavela, Madrid, se unen la Semana Santa y el maltrato animal. El domingo al mediodía se celebra la fiesta de resurrección de Judas, donde las procesiones que salen de las iglesias llegan a la plaza del pueblo a lanzarle piedras a un muñeco que está amarrado a la punta de un poste muy alto y que representa a Judas. El muñeco se encuentra rodeado de cántaros en los que hay palomas que resultan heridas por las piedras al romperse los recipientes. Antes se usaban, además de palomas, gatos y ardillas.

EXTRACCIÓN DE BILIS

Eliminar las piedras de las vesículas y riñones de las personas, en China, Corea y Vietnam prefieren un remedio tradicional: la bilis de un oso negro asiático. Antes los mataban para sacarles las vesículas, pero desde los años ochenta los mantienen cautivos en jaulas, se les hace incisiones en el abdomen para insertar un catéter en la vesícula dos veces al día y extraer la bilis que luego es comercializada a bajo costo. Se dice que hay más de ocho mil osos cautivos en granjas chinas y que cuando logran ser rescatados no se pueden mantener de pie.

TORO DE FUEGO

 

 

Antes de la medianoche del sábado más cercano al 13 de noviembre de cada año, los cuernos de un toro arden en llamas en la plaza mayor de Medinaceli, en España, durante el llamado Toro Júbilo. En 2002 se declaró fiesta de interés turístico regional a esta tradición en la que se encargan de llevar a un toro atado por los cuernos con una cuerda para poder arrastrarlo hasta un poste, donde le ponen en la cabeza dos bolas grandes de material inflamable que arden por una hora. El animal sufre quemaduras en el rostro y problemas al respirar. Se cree que la tradición viene de un rito pagano de la Edad de Bronce.

LOS PERROS DE LOS CAZADORES

 

En la caza furtiva los animales cazados no son las únicas víctimas. Los perros que acompañan a los cazadores también sufren, en especial cuando ya no los necesitan. Además de que muchas veces los perros caen en las trampas de los cazadores, en países como España es normal encontrar galgos y podencos abandonados en contenedores de basuras, ahogados en pozos, ahorcados, con disparos o apaleados, en los meses de enero y febrero, justo cuando termina la temporada de caza. Se estima que en este país mueren entre 50.000 y 100.000 perros de caza al año.

CORRIDAS DE GANSOS

Cada 25 de julio, en honor de Santiago Apóstol, se celebra la tradicional fiesta de gansos, en Carpio del Tajo, Toledo, España. Ese día, frente a la mirada de una multitud de personas, hombres y mujeres se preparan para correr en sus caballos hacia un ganso que, minutos antes, ha sido colgado de sus patas a una soga. El objetivo es arrancarle la cabeza al ganso cuando se pase por debajo y a las personas que más logren arrancar cabezas se les da un trofeo. Hoy, los gansos para esta tradición se matan antes de la competencia, pero hace unos años eran colgados y decapitados vivos.

IGUANAS COSIDAS

En la costa norte colombiana es normal que atrapen a las iguanas vivas y les rajen el estómago para sacarles los huevos. Si corren con suerte las cosen, pero por lo general las dejan abiertas, agonizando hasta que mueren. Para comer o vender los huevos, primero los cocinan y los ponen a secar en el sol. Estos, supuestamente, son saludables y afrodisiacos. En los meses de enero y febrero es cuando más se cazan estos animales.

GATOS Y PERROS PARA COMIDA

En los mercados de China y Corea es habitual ver a perros y gatos encerrados en jaulas muy pequeñas, apretados sin poder moverse. Para matar a estos animales, delante del comprador, son quemados vivos con un soplete, electrocutados, estrangulados y a algunos los torturan antes para que, supuestamente, produzcan adrenalina y su carne tenga mejor sabor. Los perros y gatos, por lo general, son robados para comercializar su carne.

HORMIGAS RABIOSAS

Si hablamos de maltrato animal, ni algo tan pequeño como una hormiga se salva. Cada año, en el mes de febrero, se celebra el Carnaval de Laza, en el pueblo de Laza, España. En la celebración del lunes, llamada “Lunes de Entroido” o “Borralleiro”, a las 5 p. m. les lanzan a los asistentes hormigas rojas con harina y tierra. Para que las hormigas estén agresivas, antes las rocían con vinagre. La tradición viene de un antiguo rito agrario para darle la bienvenida a la primavera.

LA PAVA DE CAZALILLA

Aunque la tradición fue prohibida en 2002, los habitantes de Cazalilla, España, prefieren reunir 2.000 euros para pagar la multa por lanzar a una pava viva desde el campanario del pueblo. Este año no fue la excepción. En este municipio de Jaén, desde finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, se celebra esta tradición con las creencias de que quien atrape al animal tendrá fortuna y que a las mujeres que logren arrancarle plumas, les pedirán matrimonio pronto. Se dice que la tradición nació un 3 de febrero, cuando se casaron un hombre y una mujer que pertenecían a dos familias que se odiaban. Para demostrarle al pueblo que había llegado la paz con el amor, tiraron a uno de estos animales desde el campanario.

MATANZA DE FOCAS

 

 

Los cachorros de focas arpas son los animales más buscados en Canadá, no para observarlos, sino para matarlos aplastándoles el cerebro con un pico de hierro o con un palo al que le ponen un garfio en una extremidad. En Newfoundland, península del Labrador, en el Atlántico norte, cada año, al comenzar la primavera, focas de entre doce días y doce meses de edad son cazadas con el supuesto propósito de reducir su número, porque, según ellos, pueden poner en riesgo a otras especies marinas, como el bacalao. Lo cierto es que comercializan la piel, la carne, el aceite y, en el mercado asiático, los penes como afrodisiacos. Cada año se sacrifican unas 300.000 focas y muchas de ellas no están muertas al ser despellejadas. En 2013, Sam Simon, cocreador y productor ejecutivo de Los Simpson, ofreció un millón de dólares a la Asociación Canadiense de Cazadores de Focas (CSA) para que detuvieran la caza.

FOIE GRAS

 

Para obtener una de las grandes delicias culinarias del mundo, los patos o gansos son sobrealimentados varias veces al día a través de un tubo metálico de 20 o 30 centímetros que les meten en la garganta y les llega al estómago para que traguen, durante pocos segundos, una gran cantidad de maíz, con lo que su hígado crece diez veces su tamaño. Ese hígado enfermo es el foie gras. Por un plato de comida para un humano, los patos y gansos sufren diarreas después de alimentarlos en exceso y el tamaño del hígado les impide respirar bien. Además, con el tubo en la garganta los animales corren el riesgo de asfixiarse o perforarse el cuello. En Francia, unos treinta millones de animales son usados para esto.

TORO ENMAROMADO

 

 

La leyenda dice que la condesa Benavente perdió a un hijo por culpa de un toro, así que lo mandó a matar y dio la orden de que cada año hicieran correr por las calles de Zamora, España, a un toro con los cuernos ensogados, en la víspera del Corpus Christi. Hoy la leyenda sigue viva y entre los días 9 y 14 de junio se suelta un toro, amarrado por las astas con una cuerda con la que es jalado por una multitud que hace con él lo que quiera, impidiéndole defenderse. Al animal no se le deja beber agua desde el día anterior y muchas veces termina con desgarros en el cuello.

PELEAS DE GALLOS

 

 

Algunos gallos nacen, crecen, se preparan para pelear y mueren en las galleras. No pelean porque quieren, sino que son obligados por sus dueños para su diversión y la de los espectadores. La preparación consiste en atar pesas en las patas de estos animales, hacer que peleen con otros gallos para practicar y, a la mayoría, les arrancan las plumas y les cortan la cresta para que el contrincante no se las arranque en el “ring”. También les mutilan sus espolones para crear con ellos armas que hagan más daño (espuelas) en el momento de la pelea o poner navajas pequeñas. Las peleas de gallos más antiguas de las que hay registro se dieron en Asia. Hoy, en Estados Unidos esta práctica es ilegal, pero en países como Colombia, Perú y México son consideradas parte de la cultura.

RAPA DAS BETAS DE SABUCEDO

 

 

Una lucha entre caballos y humanos se da cada año en Sabucedo, España. El primer sábado, domingo y lunes de julio, más de 500 de estos animales que han vivido en libertad, son sacados del monte y dirigidos a un curro, lugar cercado en donde los encierran y entran las personas para cortarles las crines (pelos de la parte superior del cuello) y las colas. Para esto, deben reducir al animal como les sea posible, derribarlos, inmovilizarlos, pero solo pueden usar sus cuerpos y después los devuelven a la libertad. La tradición se conoce desde el siglo XVIII y es considerada un paso simbólico de los niños a la juventud.

LOS ESPANTES DE FUENTESÁUCO

En Zamora, España, esta es una de las fiestas más antiguas y esperadas de todo el año. En junio, en un terreno cercano al pueblo empieza todo: hombres a caballo dirigen a los toros hacia un grupo que se hace llamar “espantadores” y estos, a su vez, los espantan hacia otro grupo de espantadores que hacen que los toros, de tanto correr y con la presión de los caballos, detrás de ellos, se caigan y sufran fracturas. Pero ahí no termina todo. Los animales son dirigidos hacia el pueblo donde se les hace un encierro urbano, ellos buscan cómo huir de personas que gritan y les pegan y terminan golpeándose contra las rejas que los encierran. Algunos toros han llegado a morir en los encierros por ser apedreados y la historia de esta actividad se remonta al siglo XVI.

CAZA DE DELFINES Y BALLENAS

 

 

Cada año, en las Islas Feroes, de Dinamarca, se realiza un festival que es menos conocido, pero igual de cruel: Grindadráp. Allí se hace una masiva caza de ballenas y delfines en la que cualquier persona puede participar. Los pescadores buscan a estos animales en alta mar y los dirigen a una bahía en la que son acorralados, les introducen un gancho en el orificio nasal y son llevados a las aguas menos profundas, en donde les cortan la cabeza. La escena en la orilla es esta: el mar rojo, hombres jalando con cuerdas a animales agonizando y ballenas y delfines hechos pedazos en la arena. Antes, la caza se hacía para el consumo y la venta de la carne, pero hoy no se puede excusar en eso porque la carne no es segura para el consumo humano por su alto contenido de mercurio y otros contaminantes. Algunos solo practican esta tradición porque se cree que para iniciar la vida adulta, el niño debe matar a un delfín o una ballena.

BOUS A LA MAR

 

 

En honor de la patrona de la Santísima Sangre, en Denia, España, persiguen a un toro y hacen que caiga a las aguas de la bahía de esta ciudad costera. La tradición se remonta al siglo XVII, pero en la segunda década del siglo pasado fue cuando se construyó una plaza que da al mar para que las personas pudieran lanzarse a este y así salvarse de la embestida de un toro. La mayoría de los años, los toros caen el agua y mueren ahogados, como en 2012 y 2014 y si no, terminan con golpes. La tradición es considerada una fiesta de interés turístico nacional y hoy la plaza cuenta con todas las comodidades para los que van a ver esta tradición.

 

Publicidad

Publicidad