Edición 140

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Especial multimedia

Aniversario DONJUAN 10 años

Volver al especial

10 años con las mujeres más lindas de Colombia

 - Autor: 

Adolfo Zableh hizo un repaso de nuestras portadas históricas en estos 10 años de buena vida, mujeres espectaculares y mucho estilo.

En su edición de marzo de este año, Playboy puso fin a 62 años de desnudos en sus páginas. Y Playboy es Playboy. La decana de las revistas masculinas, la mamá de todas, la que se inventó eso de darnos gusto a los hombres en nuestros intereses más básicos, que son también los que hacen la vida llevadera: carros, deportes, ropa, accesorios, rumbas, viajes. Y mujeres, claro. El gran acierto de Playboy (y de aquellas que la emularon), lo que la hizo exitosa durante más de medio siglo es que puso a nuestro alcance no solo a las famosas, sino a las mujeres con las que antes solo fantaseábamos. Nuestra vecina, nuestra compañera de universidad o de oficina, la que nos encontramos en la calle, en un centro comercial, en un bar. A toda aquella que alguna vez desnudamos con la mente, Playboy le quitó la ropa de verdad. Su premisa “The girl next door” siempre se cumplió.

Pero esos tiempos se acabaron. Sarah McDaniel, de apenas 21 años, se convirtió el pasado marzo en la Marilyn Monroe de nuestra época, la primera de una era de fotos de mujeres en revistas para hombres que no sabemos cuánto vaya a durar. Y fue una movida pensada. Criticada por sus seguidores de toda la vida, incluso por modelos que alguna vez se quitaron la ropa en sus páginas, fue hecha con un fin claro: volverse relevante y aceptable en redes sociales, que son las que mandan la parada en materia de consumo de información por internet. Desde las oficinas de la revista aseguraron que ahora sus producciones fotográficas serán aptas para mayores de 13 años y no de 18, como antes, y que tendrán menos producción, más al estilo de Instagram. La necesidad de adaptarse a los tiempos. 

SOFÍA VERGARA, fotografía de Barry Peele para la edición número 1.

A lo que voy con esta introducción es a que desde su nacimiento, hace ya 10 años y 115 ediciones, DONJUAN ha aplicado la filosofía de que las fotos de una revista para hombres pueden y deben ser aptas para un público más amplio, incluyendo esta con Jessica Cediel. Por su portada han pasado las mujeres que ustedes quieran, no nos han privado de nadie, pero quienes hemos escrito para y consumido hasta la saciedad revistas masculinas, tenemos claro que siempre le ha dado más importancia a la estética que a otra cosa. Lo que Playboy apenas empezó a aplicar este año, DONJUAN lo hizo desde su edición uno con Sofía Vergara en la portada.

La aproximación de la revista al cuerpo femenino siempre ha sido más artística que sexual, sin decir que a quienes la han hecho y la hemos leído nos tiene sin cuidado lo que una mujer puede despertar. El asunto es que, aunque resulta imposible no tener de referencia a una institución como Playboy, hay más de una manera de retratar a la mujer, y en eso DONJUAN ha sabido alejarse de la publicación fundada por Hugh Hefner en 1953. Una mujer puede inspirar muchas cosas, entre ellas sexo, pero no es necesariamente sexo lo primero y más fuerte que genera.

Carolina Gómez, fotografía de Hernán Puentes para la edición número 8.

Si usted mira bien las fotos de las mujeres en DONJUAN, son bonitas más allá de la protagonista del retrato. Nada ha sido dejado al azar y la estética ha sido tan pensada como el nombre de la modelo. Además del vestuario y los accesorios que la acompañan, el diseño que completa la imagen es lo que termina de darle vida. Hasta los titulares de los artículos entran en el juego de la propuesta gráfica. Así, DONJUAN no tuvo que adaptarse a los tiempos modernos, nació con ellos. En cuanto a referencias, no son pocas. Famosas revistas de estilo de vida como GQ, Maxim, Esquire y hasta Details, reconocida por sacar a hombres en su portada, han sabido también marcar el camino.

Visión o simple coincidencia, ese no es el punto. Lo cierto es que con hacer un recorrido desde 2006 hasta hoy se entiende que basta con ser sugestivo para llamar la atención. Resulta raro ver un pezón en las páginas de DONJUAN (que también ha habido), porque en esta publicación creen que esa pequeña parte de la anatomía femenina con la que los hombres estamos obsesionados no hace la diferencia cuando se quiere mostrar el cuerpo femenino, pero al mismo tiempo la hace toda si se quiere definir una línea editorial.

Paula Andrea Betancourt, fotografía de Hernán Puentes para la edición número 33.

¿Cómo se define la portada de DONJUAN? ¿Cómo llegaron a salir en la tapa Angie Cepeda y Paula Andrea Betancourt, Sara Corrales y Laura Tobón? Con criterio periodístico. Todas las fotografías tienen una historia, un hilo conductor, y hallarlo, así como dar con la protagonista, se considera clave, más si se trata de la portada. Al consejo editorial que se hace todos los meses se llevan propuestas de fotos y de personaje, y con ayuda de mánager y agencias se termina escogiendo a la mujer del mes. Esto no se trata de coger un teléfono para llamar a una famosa, otro para invitar a un fotógrafo que la retrate y listo. Detrás de esta edición que tiene usted en sus manos con Jessica Cediel en portada hay mucho tiempo invertido, muchas llamadas, muchas reuniones y muchos acuerdos. Están los esfuerzos del equipo periodístico de la revista, de sus productores, del fotógrafo y sus colaboradores, pero también de la presentadora y de quienes trabajan con ella. Entre la propuesta de un nombre y una idea hasta que se hace realidad pueden pasar semanas, meses e incluso años.

Y lo sé porque antes de sentarme a escribir este texto hablé con la gente que ha estado al frente del tema en DONJUAN. Solo hablando con ellos se sabe de las peripecias que hay que hacer para que mes a mes se cumpla con la tarea. Empaquetar una revista no resultó fácil, y textos y fotos secundarias a un lado, la portada es la que se lleva todas las miradas. El contenido interno puede ser impecable, que de ella depende que la revista suene y le vaya bien en ventas.

Carolina Cruz, fotografía de Hernán Puentes para la edición número 85.

Carolina Cruz es un éxito asegurado, aún sigue vigente. Allí donde esté la vallecaucana, virreina nacional de la belleza en 1999, llegan los lectores y las ventas. Ha sido portada en tres ediciones y no nos cansamos de ella, siempre esperamos la próxima vez. Otra taquillera es Jessica Cediel, que trae locos a los colombianos y ahora a los latinoamericanos desde que se radicó en Miami. Esta constituye también su tercera vez. Cuando ustedes vean que alguien repite portada es porque la gente la quiere ver. Es la única explicación.

Mi portada preferida de todos los tiempos es una de Carolina Gómez, otra habitual en las portadas de DONJUAN. Tres veces ha encabezado la edición, pero a la que me refiero en particular es a la número 48, septiembre de 2010, donde sale apenas cubierta por unas cintas reflectivas color plateado que dejan poco a la imaginación, demasiado poco quizá si lo que se quiere es mantener la cordura. Siempre agradezco cuando aparece en portada la paisa Elizabeth Loaiza. De sus tres apariciones (noviembre de 2011, mayo de 2012 y febrero de 2014) me quedo con la de la mitad, enfundada en una camisa a cuadros y mordiéndose los labios, aunque es difícil olvidar su primera vez, con muy poca ropa en un retrato vertical en blanco y negro. Mónica Fonseca, en marzo de 2011, se liberó de todo, y como dice el cliché, se desnudó de cuerpo y alma, mientras que en la edición 80, octubre de 2013, Manuela González mostró su versión más sado. De esas portadas que rompen las reglas porque no se ve la modelo completa, hasta el punto de que no se sabe de quién se trata, recuerdo dos, una muy diferente a la otra. En febrero de 2010, a Nataly Umaña le hicieron un close up del torso donde salía a full color cubriendo sus tetas apenas con sus manos, duro, incitando todo tipo de pensamientos, mientras que en agosto de 2014 Macry Vélez en blanco y negro tampoco mostró su cara, apenas una parte del brasier, su cuello y su boca entrebierta, todo muy insinuado para que fuera el lector quien interpretara.

Elizabeth Loaiza, fotografía de Rey Tuk para la edición número 48.

Pero esto no se trata de lo que me gusta, sino de lo que ha sido hacer la portada de DONJUAN durante una década. Para las fotos acuáticas de Diana Hare, portada en noviembre de 2008, no utilizaron una piscina, armaron una. El lío no fue solo hacer la estructura, sino llenarla y mantener el agua a una temperatura adecuada para no salir de allí al hospital con una modelo con neumonía. Grandes esfuerzos colectivos que no siempre vemos. Algo similar pasó con la argentina Valeria Walter, que encabezó el número de junio de 2009. Durante dos días y armada de camiones, la producción de DONJUAN trasteó muebles y vestuario de un lado a otro para poder hacer las fotos. ¿El resultado? Uno de los sets fotográficos más bonitos que se recuerden y un juego donde a la modelo se le podía poner o quitar ropa gracias a una portada imantada.

Las portadas colectivas son siempre las más difíciles por razones obvias. No es lo mismo manejar un grupo de modelos que a una sola, y allí los nombres de las protagonistas no tienen nada que ver con la complejidad del proyecto. En ese plan grupal que nos ha puesto a volar la imaginación hemos visto a Estefanía Borge, Carolina Acevedo, Ana Katalina Torres, Carolina Guerra, Verónica Orozco, Natalia Durán, Isabel Cristina Estrada y Mónica Fonseca, entre muchas otras. ¿La más colectiva de todas las portadas colectivas? La número 36, de octubre de 2009, donde se les dio por hacer un equipo de fútbol de ensueño. Once modelos a las que no fue fácil juntar. El resultado fue más que óptimo y el título, claro: “La selección DONJUAN”.

Paola Turbay, fotografía de Pablo García para la edición número 66.

A la hora de las portadas individuales, la reina de todos los tiempos es Natalia París. No solo se trata que haya salido cuatro veces en ella, sino que es la top model de Colombia por excelencia. No solo por belleza y vigencia, sino por profesionalismo. Quienes han trabajado con ella saben que lo da todo y que se mete en el papel. El resultado de una jornada fotográfica con la paisa no es nunca inferior a la expectativa. Mención aparte merece la edición de julio de 2012, si no la recuerda le refrescamos la memoria: Paola Turbay retratada y acompañando un texto sobre el maltrato a la mujer escrito por la periodista Jineth Bedoya. Dúo único que difícilmente podrá repetirse.

Aunque sacar una mujer famosa en portada es casi la regla inquebrantable de las revistas para hombres en todo el mundo, DONJUAN ha sabido también salirse de esa camisa de fuerza. Jennifer Hernández, Angélica Duque y Daniella Bifolco, por hablar de las más recientes, son nombres que no dicen nada entre el gran público, pero se trata de mujeres con mucha fama dentro del mundo del modelaje. Ellas también han sabido ocupar la portada de DONJUAN sin defraudar a nadie. Al revés, han protagonizado más sorpresas que decepciones. De esa camada, mi preferida, y me perdonarán la licencia, es Camila Avella, noviembre de 2015. Topless de ojos miel y boca abierta, todo enmarcado en un fondo naranja con letras negras.

Natalia París, fotografía de Raúl Higuera para la edición número 13.

Otra regla rota por DONJUAN es la de sacar solo mujeres en su portada. Así, hemos podido ver en carátula a deportistas como Falcao y Camilo Villegas, Édgar Rentería y Juan Pablo Montoya, pero también a James Rodríguez, al malogrado Andrés Escobar, además de al actor John Leguízamo. Capítulo aparte tiene Juan Manuel Santos, dos veces protagonista de la portada. La primera en julio de 2010, apenas a días de posesionarse para su primer periodo presidencial, y la segunda, besándose con su principal opositor, Álvaro Uribe, en una caricatura que dio que hablar en enero del año pasado. DONJUAN, diez años. Muchas firmas, muchos fotógrafos, muchos ilustradores. Mucho trabajo anónimo de editores y productores, periodistas y colaboradores. Muchos premios periodísticos, entre ellos cinco Simón Bolívar. Pero sobre todo muchas portadas inolvidables, casi todas protagonizadas por mujeres. ¿Qué sería del mundo, y de esta revista sin ellas?

Flora Martínez, fotografía de Salvatore Salamone para la edición número 5.

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @azableh

Lea también:

-Juegos fotográficos

-Katherine Porto y la guerra de los cucos

Publicidad

Publicidad