Edición 124

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Uno de los héroes del siglo XX nació hace cien años. John Fitzgerald Kennedy fue mucho más que una sigla.

Antes de ser JFK, uno de los presidentes más queridos de la historia de Estados Unidos, que desarmó la Crisis de los Misiles con una mano mientras con la otra daba órdenes de proteger a los manifestantes por los derechos civiles, fue el senador “Jack” Kennedy.

Demasiado joven para ser tomado en serio, pero de todos modos un representante convertido luego en senador del estado de Massachusetts. “Es esbelto, juvenilmente apuesto, con un cabello castaño liso que es su insignia”, escribió la revista TIME sobre el senador, luego de describir cómo las colegialas morían por mandarle todo su amor –su reputación de conquistador nunca lo dejaría, ni siquiera durante su periodo en la Casa Blanca–.

Detrás de su buen parecido había una mente ambiciosa que incluso había ganado un premio Pulitzer por su libro Perfiles de coraje. Antes de eso, fue el teniente John F. Kennedy, el hijo de un multimillonario que luchó contra los japoneses en el Pacífico sur, a bordo de una pequeña fragata cerca de las islas Salomón. En 1944 su barco fue embestido por un destructor japonés que convirtió a toda la tripulación en náufragos, sobreviviendo en una pequeña isla de cocos inalcanzables y echándose al suelo para esconderse del enemigo. John Hersey (el autor de Hiroshima), escribió sobre su hazaña en las páginas de The New Yorker. Fue la primera vez que Kennedy apareció en las páginas de la revista, y gracias a la pluma de Hersey, que lo describió lanzándose al agua por sus compatriotas heridos y buscando comida por ellos, Kennedy volvió hecho un héroe.

Antes de eso, fue solo un muchacho. Hijo de Joseph Kennedy, el magnate de Boston, John era un muchacho normal, si algo enfermizo, que se la pasaba jugando con su hermano Joe, quien decía en voz alta que soñaba con ser presidente de los Estados Unidos. Cuando su hermano murió, John se dio a la tarea de cumplir su sueño. John Fitzgerald Kennedy fue presidente y muchas cosas más: senador, playboy, teniente de la marina. Fue también un sujeto inolvidable.

En su visita a Bogota, en 1961, el presidente de los Estados Unidos inauguró el proyecto de vivienda Techo, que años después llevaría su nombre: Ciudad Kennedy

 

Publicidad

Publicidad