Edición 117

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

EL SALVADOR DE LA RUMBA

 - Autor: 

Desde hace dos años, Daniel Pontón se encarga de que el trago que usted pide para su after party, le llegue a tiempo.

El gerente de Correo de la Noche explicó cómo ha logrado revivir la marca que marcó a la generación de los años noventa.

Daniel Pontón conoce bien a sus clientes. Cada quince días un señor que vive en Bella Suiza pide una botella de su licor favorito y un cartón de cigarrillos. Cada dos o tres meses una señora llama desde Rosales a pedir tres botellas de ginebra porque es lo único que toma su marido. Y hay un pelado que todos los días, sin falta, pide un litro de aguardiente, una cajetilla de cigarrillos y un Gatorade tropical.

¿Por qué el gerente de uno de los servicios de domicilio más conocidos de Bogotá se preocupa por esos detalles? Pontón lleva quince años negociando con productos que van desde arroz hasta hardware y aprendió que lo importante no era vender mucho, sino vender bien. “Si tú le prometes algo a alguien, más te vale que lo cumplas. Si cumples no se van a acordar de ti, o serás un recuerdo agradable y pasajero. Pero si no cumples, te marcan con acero fundido, vas directo a su lista negra”.

Correo de la Noche lleva 25 años salvándoles la rumba a los bogotanos. “Es un excelente negocio, porque con plata o sin ella la gente siempre va a tomar”. Pontón cuenta que la empresa nació porque en una rumba alguien quería whisky y Andrés González, el fundador, lo trajo y cobró propina. En 1996, cuando se formalizó como empresa, la marca era conocida en toda Bogotá, pero con el tiempo empezó a estancarse y hoy son pocas las personas de 18 a 25 años que la conocen. En el 2010 Teletrade le compró el negocio a su fundador e invirtió en tecnología, sistemas y logística.

Ahora Correo de la Noche tiene un data center capaz de actualizar el inventario de todos los centros de distribución en 32 minutos, lo que les permite garantizar la disponibilidad de cualquier producto. Con la capacidad de cumplirle la promesa de rumba a sus clientes, Pontón puede enfocarse en su reto principal: lograr que ocho de cada diez bogotanos reconozcan la marca. Y ya va cerca de la mitad.

En un año correo de la noche vende 120. 000 mil cajas de aguardiente. Esto equivale a cinco carrotanques de aguardiente.

Un carrotanque típico tiene una capacidad de 6.000 galones, o 24.600 litros.

 

Publicidad

Publicidad