Edición 140

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

El embajador de la felicidad

 - Autor: 

La historia que le cambió la vida a Julien Roche se la contó él mismo en un retiro espiritual que consistió en pasar tres días en silencio.

La historia que le cambió la vida a Julien Roche se la contó él mismo en un retiro espiritual que consistió en pasar tres días en silencio. “Me di cuenta de que el rumbo de mi vida tenía que cambiar”, dice Julien. “Tenía que hacer algo para dar a los demás”. Por eso empezó a cambiar la filosofía con la que dirigía sus empresas y en vez de orientarlas hacia metas competitivas las enfocó hacia la felicidad de sus empleados. Cuando vio que su estrategia tuvo éxito se aventuró a compartir su filosofía en el Be Happy Fest, el primer festival de Colombia que se enfoca en la felicidad.

El evento empezó como una pequeña reunión que convocó a 500 asistentes, pero este año, ya en su tercera edición, espera que 5.000 personas puedan escuchar testimonios de empoderamiento profesional y personal. “Quizá los asistentes se animen porque tienen alguna incertidumbre o porque quieren tomar una decisión trascendental”, explica Julien. Habrá charlas con personalidades reconocidas como Manuel Medrano, Christian Byfield y Julio Correal, por ejemplo, y también personas que quieren compartir su historia de vida, que incluye un recuento por sus victorias y sus momentos difíciles.

“Las charlas se vuelven como un diálogo entre amigos, en donde nuestros invitados hablan de detalles de sus vidas, sobre sus frustraciones y cómo lograron hacer lo que les apasiona”, cuenta Julien. “En estos días un periodista se me acercó y me dijo ‘yo estuve en el Be Happy hace un año y quiero darle las gracias porque, por esos dos días, tomé la decisión de renunciar a mi trabajo y crear mi propio medio de comunicación’. Otro tomó la decisión de volverse viajero influenciador y otra persona nos escribió: ‘En el Be Happy Fest se salvaron vidas… O, por lo menos, salvaron una’”. Por eso en el festival no hay metas, proyecciones ni expectativas cuantificables, sino el reto de que tanto los organizadores como los participantes lo disfruten al máximo: “En el Be Happy Fest

Publicidad

Publicidad