Edición 137

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Dos años después de que su última película fue nominada al Óscar, el director estrena un wéstern sobre la bonanza marimbera.

Ciro Guerra pensaba que en Colombia solo se podían hacer comedias. Afortunadamente, se probó a sí mismo que estaba equivocado con La sombra del caminante, Los viajes del viento y El abrazo de la serpiente. Sus películas exploran los paisajes y la cultura colombianos. Ahora se estrena Pájaros de verano, codirigida con Cristina Gallego, una mezcla de géneros e ideas que aterrizan en la historia de venganza de una familia wayúu en medio de la bonanza marimbera.

¿Por qué dedicarse a hacer cine?

Porque siempre me interesó contar historias. Desde muy pequeño sentí que eso era lo que tenía que hacer y el cine siempre fue la mejor manera de lograrlo. Siento que si hubiera nacido hace treinta mil años, haría esto mismo, en una cueva, tratando de contar historias con luces y sombras.

¿Cuál fue la película que lo hizo sentir eso en su adolescencia?

8 ½, de Federico Fellini. La vi cuando tenía 13 años y fue una revelación. Es una película que me mostró el cine como algo más que entretenimiento, algo que tiene esa capacidad de conectarse con el inconsciente, con aquello que no es posible expresar en palabras.

¿En dónde suele buscar su inspiración?

Cuando estaba empezando, me inspiraba mucho en otras películas que veía, pero ahora trato de alejarme de eso. Hay que dejar que las películas las inspire la vida: en los libros que uno lee, la música que uno escucha, en la manera en la que el viento le pegó a uno alguna vez en una montaña.

¿De dónde nació la idea de Pájaros de verano?

Yo conocía un poco la leyenda de lo que había sido la bonanza marimbera, pero fue durante el proceso de hacer
Los viajes del viento cuando entendimos que se trata de un momento lleno de grandes anécdotas y personajes increíbles. Cristina pensó que era interesante contar una historia medio gánster y medio wéstern, pero contarla desde la sociedad matriarcal wayúu, con una voz femenina bastante fuerte. Fue hacer algo nuevo en un género tradicionalmente machista.

¿Cómo escapa esta película a los estereotipos del narcotráfico?

Esto no es una glorificación al narcotráfico, sino una tragedia. Esta historia la contamos sin la glorificación de la violencia o la criminalidad. Por otro lado, no es una herida abierta, tenemos cierta distancia para ver con detenimiento lo que pasó sin remover el dolor que causó. Estos temas no se pueden volver un tabú. Creo que debemos asumir nuestra historia desde nuestra perspectiva, porque si no van a venir de afuera a contarla y van a ofrecer una versión distorsionada de lo que somos.

¿Cuál es la diferencia en la reacción de un público internacional que ve sus películas a la reacción de nosotros los colombianos?

Creo que el espectador colombiano puede entender las películas en su totalidad. Comparte conmigo la experiencia de ser colombiano, que trato de expresar de la manera más honesta posible. Pero siempre, para mí, es una gran sorpresa cómo gente de otras culturas y de lugares muy lejanos se logra identificar con esas historias. Gente de Pakistán se identifica con El abrazo de la serpiente, gente de Corea del Sur hace unas lecturas increíbles sobre Los viajes del viento. Eso es algo que siempre me deja perplejo.

De sus películas, ¿cuál ha sido la más difícil de hacer?

En cuanto a producción, Pájaros de verano. Fue un reto de producción y logístico porque la filmamos en La Guajira en condiciones extremas y con adversidades climáticas. Fue una película muy ambiciosa.

¿Y qué proyecto sigue, qué ideas nuevas quiere explorar?

Voy a hacer la primera película en inglés, filmada en Marruecos. Es una adaptación de una obra de J. M. Coetzee. En octubre empezamos a filmar. Es otra cosa, con otro método de producción y que no está ambientada en Colombia, pero está conectada con todos mis intereses. Pero todo el tiempo estoy pensando en nuevas películas, nuevas historias, y la verdad es que en ese sentido Colombia es una fuente inagotable. ¡Este país tiene historias hasta debajo de las piedras!

Publicidad

Publicidad