Edición 140

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Especial multimedia

Aniversario DONJUAN 10 años

Volver al especial

Michael Joyner es experto en desempeño humano de la Clínica Mayo en EE. UU., uno de los centros de investigación deportiva más reconocidos. Mayer también es columnista en Sports Illustrated.

El gran escenario deportivo son los Juegos Olímpicos, es allí donde se pueden ver los cambios que se dan en los deportes a lo largo de la historia. Por eso es importante hacer una reflexión, no solo sobre las marcas o los récords que se establecieron, sino también sobre las tendencias que marcaron los Juegos de Río 2016. Para mí los resultados de los deportistas de alto perfil en Río reflejan los cambios que se han venido consolidando a lo largo de varias décadas, pero que se han hecho evidentes en los últimos diez años. Estas tendencias son: la continua globalización del deporte, profesionales con carreras más largas, incluyendo personas en sus treintas y cuarentas y los programas de identificación para que el atleta indicado llegue al deporte indicado para su cuerpo y nivel de habilidad. Aquí están algunas de las conclusiones que Río nos deja sobre estas tendencias.

 

(Un abrebocas al futuro)

Primero, siempre es difícil elegir “las mejores” actuaciones y es fácil enfocarse en los deportes más populares como la natación y el atletismo. Estas son disciplinas con muchas medallas y reciben mucha atención de los medios. Todo el mundo conoce quiénes son Usain Bolt y Michael Phelps, pero ¿conoceríamos o nos importaría un jugador de bádminton que hubiese dominado por una década o más? Lo dudo. Entonces, para escapar de esto, escojo las tres grandes actuaciones que demuestran los cambios en las tendencias deportivas:

El récord mundial de 43,03 en los 400 metros impuesto por Wayde van Niekerk de Sudáfrica. El récord que él rompió era de 43,18, logrado por el gran Michael Johnson en ¡1999! Además, Van Niekerk corría en el carril 8, lo que hacía que batir el récord fuera mucho más difícil de lograr.

El récord impuesto en los 800 metros libres femeninos por la nadadora Katie Ledecky en 8:04,79. Ledecky ya tiene cinco marcas en esa distancia y ha bajado los tiempos en un 2 % sin el uso de trajes de baño de alta tecnología que fueron prohibidos en el 2010. Además, ella gana las carreras por un margen muy grande.

En los 10.000 metros femeninos, Almaz Ayana, de Etiopía, estableció el récord mundial en 29:17,45, bajando en 14 segundos la marca anterior que la tenía la atleta china Junxia Wang desde 1993.

Estos son los récords en los eventos con una larga tradición. Sin embargo demuestran el crecimiento de las mujeres en los deportes en los últimos 30 a 40 años y la globalización de estos. Espero que esta tendencia siga creciendo en los próximos años. Dentro de estas tendencias es interesante resaltar también el crecimiento que ha tenido Colombia en los Juegos de 2012 y 2016 en los que logró ocho medallas, lo que la ubica como segundo país en medallas en Suramérica atrás de Brasil (cuya población es más grande), pero delante de Argentina, por ejemplo. Esto más las actuaciones de atletas como el ciclista Nairo Quintana sugieren que Colombia puede esperar más triunfos en el futuro.

 

(Así será el mundo del futuro)

Segundo, la gran noticia fue la edad de algunos atletas y sus carreras. Usain Bolt y Michael Phelps fueron el foco de atención en estos Juegos debido a los resultados que han obtenido en varios Olímpicos. No hay mucho más que decir sobre ellos, pero demuestran el cambio que se ha dado de niveles amateur a profesional en muchos deportes. Con la profesionalización del atletismo y la natación los recursos financieros crecieron y una mayor infraestructura estuvo disponible para que Bolt y Phelps tuvieran carreras más largas y exitosas. Pero la historia más increíble fue la de la estadounidense Kristin Armstrong que ganó la medalla de oro en la contrarreloj femenina (también la había ganado en Pekín y Londres) el día antes de cumplir ¡43! Este quizás es el resultado más importante que refleja mi punto sobre la edad de los deportistas.

La última tendencia que dejan los Olímpicos de Río puede describirse como “la identificación de talentos”. Los australianos y los británicos han usado este método para obtener buenos resultados en el ciclismo de pista y el remo. En estos deportes es posible construir centros de pruebas para buscar hombres y mujeres adolescentes o en los veintes para detectar a las personas con posible talento. En el remo, por ejemplo, las personas altas y con buena capacidad física lo hacen bien. Encuéntrenlos y enséñenles cómo remar y siéntense a ver cómo el conteo de medallas sube.

Esto me lleva de nuevo a Colombia, un país que como Kenia y Etiopía tiene bastantes habitantes en latitudes altas. Muchas personas jóvenes en Colombia crecen jugando fútbol, un deporte que requiere resistencia y velocidad. Sería interesante poner en marcha un programa de identificación de talentos enfocado en jugadores de fútbol entre los 15 y los 18 años. Tal vez con una prueba simple como cronometrar los tiempos en una carrera de 1 km y un programa de entrenamiento a largo plazo, un grupo de colombianos podría emerger para competir contra los mejores atletas en las carreras de mediana y larga distancia en atletismo.

¡Espero que alguien lo intente!

Si quiere saber más del autor, sígalo como @DrMJoyner

Lea también:

-El carro del futuro

-¿Qué somos y hacia dónde vamos?

-La cocina del futuro

Publicidad

Publicidad