Edición 115

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Mila Kunis: la bruja sexy

 - Autor: 

Una de las mujeres más deseadas de Hollywood regresa a la pantalla grande transformada en hechicera. Por Rosa Gamazo

Es un hecho: la mirada gatuna de Mila Kunis tiene hechizado a todo el mundo. Ucraniana de nacimiento y americana por adopción, comenzó a actuar cuando apenas tenía nueve años; a los catorce entró a formar parte del reparto de la serie televisiva That 70’s Show, junto a Ashton Kutcher, el exmarido de Demi Moore que ahora es su novio.

Pero si hablamos de proyectos jugosos, fue en los últimos tres años cuando Kunis entró en las grandes ligas: Darren Aronofsky le ofreció actuar en Black Swan como la bailarina rival de la obsesiva Natalie Portman, y a partir de entonces su carrera sobrepasó el nivel de actriz para comedias románticas y películas de medio pelo.

Lo cierto es que de un momento a otro su vida ha dado un vuelco. La mezcla de notoriedad por sus películas, mezclado con su nuevo compañero romántico, no ha ayudado mucho a que la actriz mantenga la inocencia de sus comienzos. Ahora Kunis estrena Oz, The Great and Powerful, una precuela del famoso Mago de Oz interpretada por James Franco y Rachel Weisz, donde la actriz hace el papel de Theodora, una de las brujas de Oz.

DONJUAN: ¿Qué recuerdos tiene de la primera vez que vio El mago de Oz?

Mila Kunis: Tengo unos recuerdos maravillosos. De hecho, el primer libro que leí fue Return to Oz. Mis recuerdos de El mago de Oz son fantásticos. Ya había hablado de eso incluso antes de formar parte de esta cinta. Es una de las películas de mi infancia que se me han quedado grabadas y de las que tengo mejor recuerdo.

DJ: El hecho de que la película sea una precuela, ¿fue decisivo para usted a la hora de elegir el papel?

M. K.: Sí, claro. En cuanto leí el guion lo supe. De todas formas no la hubiera hecho de ser un remake de El mago de Oz. Creo que no se puede hacer otra versión de esta película. Oz The Great and Powerful es un capítulo previo.

DJ: El personaje de James Franco es un charlatán. ¿Cree que en Hollywood hay muchos de estos, o es un mal de todas las profesiones?

M. K.: El hecho de que mencione la palabra es fantástico. Realmente creo que hay charlatanes repartidos por todo el mundo. No creo que sea algo exclusivo de la industria del cine.

DJ: Charlatán es una palabra fantástica, ¿no le parece?

M. K.: [Risas] Nadie la dice nunca.

DJ: Leí que el director Sam Raimi dijo que eligió a Michelle Williams para el papel de Glinda (la bruja buena) porque al mirarla a los ojos pudo ver que tenía un buen corazón. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

M. K.: Creo que sí. En muchas ocasiones uno tiene esa sensación sobre alguien que conoce. Creo que depende de la persona. Algunos lo notan más que otros.

DJ: De la película me gusta que Oz, al final, da regalos que no son materiales. ¿Cuál es el mejor regalo no material que le han dado?

M. K.: Me han dado dos cosas… ¡pero no las voy a decir! [risas].

DJ: ¿Cuánto tiempo llevó la caracterización de su personaje como la bruja mala?

M. K.: Duraba más o menos unas cuatro horas poniéndome todo el maquillaje y pintándome de color verde. Al final de la jornada de rodaje me llevaba otra hora quitármelo.

DJ: ¿Qué fue lo que más le gustó de su personaje?

M. K.: Sin duda la transformación que tiene, pero la verdad es que ponerme todo ese maquillaje no me gustó nada. Me acordaba de la serie televisiva Star Trek y todo el maquillaje que llevan los personajes y pensaba que yo no podría hacer nunca eso. Imagínese ponerse todo ese maquillaje tan espeso todos los días durante años. Hay muchas cosas que haría por mi profesión, pero esta no es una de ellas [risas]. Star Trek Next generation duró siete años. ¿Se imagina hacer eso durante todo ese tiempo?

DJ: ¿Qué le quedó de recuerdo?

M. K.: Creo que James Franco se ha quedado con alguna de mis narices y barbillas postizas [risas].

DJ: ¿Cómo fue la interpretación del personaje?

M. K.: He intentado interpretar este personaje de la forma más humana posible, incluyendo el mayor número posible de emociones. A mi personaje le rompen el corazón y toma el camino más fácil: para salir de esa situación que le supone un sufrimiento tremendo, decide morder la manzana que le da su hermana, la bruja mala, y se transforma en alguien retorcido.

DJ: Al ver esta película, es imposible no acordarse de Judy Garland en El mago de Oz. ¿Qué recuerdos tiene de esa actriz?

M. K.: Es un ícono del cine, de eso no cabe la menor duda, pero creo que nuestra película, además de ser una precuela, tiene un tono muy diferente. No es un musical y tampoco existe el personaje de Dorothy, que es el que interpretaba Judy.

DJ: Durante la segunda mitad de la película se la pasa volando…

M. K.: Sí, fue muy divertido estar con el arnés y volar de un lado para otro.

DJ: ¿No le dio miedo?

M. K.: No, mi naturaleza inocente sobrepasa cualquier tipo de miedo.

Fotografía: Getty

Publicidad

Publicidad