Edición 117

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

27 GRANDES PELEAS EN LA HISTORIA DEL CINE

 - Autor: 

Si las mujeres esperan que al final de las películas los protagonistas se casen, los hombres esperamos que se arme una muy buena pelea.

 27. The Departed
(2006)

Una azotea en Boston. Un duelo entre Di Caprio y Damon. A estas alturas de la película quizás hemos perdido el hilo del intrincado guion, pero no importa. Di Caprio, en las manos de Scorsese, parece tener el control, como casi siempre en sus películas. Aparecen los secundarios. Primero, el poli negro, un clásico en estos casos, que no se atreve a dispararle. Segundo, el que matará a Leo a quemarropa y será ajusticiado por Damon. Resumen de la escena: tres muertos y un sobreviviente, un Matt Damon en forma. Dicen los que saben que ese personaje se lo propusieron a Brad Pitt, pero que declinó, porque le parecía que era para un actor más joven. Son apenas siete años los que separan a uno del otro. Vivir con Angelina Jolie cansa.

Abaleos similares: Reservoir Dogs (1992), Snatch (2000).

26. Eastern Promises
(2007)

La cámara se acerca a gran velocidad a un cuerpo encorvado. Cambia el plano y se nos muestra un suelo de baldosas, blancas y negras. Vuelta al cuerpo. Viggo Mortensen descansa después de una sesión de sauna. Desnudo. Vemos unos pies delante de él. Levanta la cabeza y ahí está el matón, clavándole un cuchillo. A duras penas consigue quitárselo de encima cuando ya tiene otro encima. No es suficiente. Durante tres minutos un musculoso y tatuado cuerpo, el de Mortensen, se enfrentará a sus sádicos oponentes. Un goce para las mujeres. En el mejor estilo Cronenberg, la pelea es filmada de manera glacial, con golpes secos, hasta un final con los dos hombres en el suelo. Cosas de machos.

Otras peleas en baño y duchas: Terminator II (1991), Psicosis (1971), True Lies (1994), Tango y Cash (1989), Kill Bill Vol. 2 (2004).

25. Drive
(2011)

Una de las peleas más recordadas de los últimos años sucede en un ascensor. Estamos en Drive, un thriller muy estilizado. Cámara lenta, pausas dramáticas, miradas de reojo y un apasionado beso entre Ryan Gosling (Driver) y Carey Mulligan como preámbulo al ataque de furia de Driver, un hombre que lleva una chaqueta con un escorpión pegado. La ristra de golpes a la cabeza que recibe el anónimo pistolero la vemos reflejada en el rostro de la actriz, que huye horrorizada mientras Driver se queda estático. Las puertas del ascensor se cierran. Cut.

Otras peleas en ascensores: Terminator II (1991), Star Wars III (2005).

24. Miller’s Crossing
(1990)

La elegancia con la que Albert Finney se deshace de los dos matones que llegan a su casa a matarlo no tiene parangón en el cine de gánsteres. Albert se toma su tiempo para apagar el puro, ponerse las pantuflas, saltar por la ventana y una vez en suelo firme, acribillar sin piedad a sus agresores. Todo esto mientras se escucha de fondo la ópera Danny Boy. Sublime.

Otros abaleos en casas de mafiosos: Scarface (1983), The Godfather II (1974), Boogie Nights (1997).

23. Closer
(2004)

Todo empieza con una confesión: Larry (Clive Owen) le dice a Anna (Julia Roberts) que se acostó con una prostituta en Nueva York. Anna no parece muy afectada. No entiende tanta sinceridad. Pero pocos segundos después también confiesa: lleva un año de amante con Dan (Jude Law). La conversación se calienta.

Larry: ¿Es un buen polvo?

Anna: Sí.

Larry: ¿Es mejor que yo?

Anna: Diferente.

Larry: ¿Es mejor?


Más delicado.

Larry exige la verdad. Anna parece asustada, pero lo enfrenta con crudeza. Ambos se mueven por su lujoso apartamento como dos boxeadores en el ring. El diálogo sube de volumen, un maravilloso texto de Patrick Marber, sin perder nunca el ritmo.

Larry: ¿Llegaste?

Anna: Sí.

Larry: ¿Cuántas veces?

Larry: Dos (…).

Larry: ¿Te gusta su polla?

Anna: Sí.

Larry: ¿Te gusta que se corra en tu cara?

Anna: Me encanta.

Larry: ¿A qué sabe su semen?

Anna: A lo mismo que el tuyo, pero más dulce

Larry: ¡Gracias, gracias por tu sinceridad! Ahora, vete al infierno y muérete.

Violencia verbal, miradas asesinas, el final de una pareja.


Peleas de pareja similares: Martin (hache) (1997), Los sopranos (1999), Breaking Bad (2008).

22. A Clockwork Orange
(1971)

Suena algo de Beethoven. Se escuchan gritos de mujer. La cámara se desliza con sigilo. Un grupo de desalmados viola a una supuesta actriz en pleno escenario del teatro. Llega Alex y sus drogos. Los retan. Cambia la música y empieza el intercambio de golpes. Los hombres de blanco dan buena cuenta de sus ingenuos rivales. Al final, llega la policía. Alex toca el silbato. Es hora de irse.

Otras peleas en teatros: Inglourious Basterds (2009), The Godfather III (1990), Bullets over Broadway (1994).

21. Game of Death
(1978)

Quizá una de las peleas de karate más famosas de la historia del cine sea la que enfrenta a Bruce Lee con Kareem Abdul Jabbar, el mítico jugador de baloncesto de la NBA. El inicio de la secuencia es brillante. Bruce Lee ladea el rostro y registra que se enfrenta a un hombre que mide 2,18 m, o sea 47 centímetros más alto. Kareem, que viste un short blanco que deja al descubierto sus piernas kilométricas, se sienta en actitud desafiante. Con la primera patada le deja la marca de la planta del pie en la camiseta amarilla de Lee. Hay planos en los que Kareem parece Gulliver luchando contra un enano. La pelea se alarga durante cinco minutos y hasta que no vuelan por los aires los lentes de sol de Kareem, no está claro quién gana. Bruce Lee termina ahorcando al bueno de Kareem. Fue la última película que rodó Bruce Lee, antes de su muerte inesperada.

Más peleas entre altos y bajitos: Mad Max III (1981), Star Wars II (2002), Troy (2004), The Lord of the Rings III (2003).


¿Quién volvió a usar la trusa amarilla de Bruce Lee?: Uma Thurman en Kill Bill Vol. 1 (2003).

20. Kill Bill Vol. 2
(2004)

Esas piernas voladoras de Uma Thurman entrando por la ventana son inolvidables. Como la ristra de golpes que se reparten dos de las rubias más estilizadas del cine de los últimos años. Quizá el último papel importante de Darry Hannah. Seguramente la mejor película que hizo o hará Uma Thurman. Nunca miraremos de la misma manera a una autocaravana.


Otras autocaravanas de la muerte: Burning Plain (2008).

19. Misery
(1990)

Paul (James Caan) despierta atado a su cama. Annie (Kathy Bates) lo mira sonriente. Paul recuerda que tiene un cuchillo escondido debajo de la cama. “¿Es esto lo que estás buscando?”, pregunta Annie, blandiéndolo sin perder la sonrisa. Ni siquiera cuando pone una madera entre los pies. Lo que sucede a continuación provoca tal escalofrío que cuesta incluso relatarlo. No hay espectador inmune a esta escena. De lo más gore de la historia del cine. La escena termina con un primerísimo plano de Annie, su rostro preorgásmico y esta frase: “Dios, ¡te amo!”. Sí, obvio, Óscar a la mejor actriz.

Otras mutilaciones famosas: Kill Bill Vol. 1 (2003), Crash (2004), Saw (2004), Hostel (2005), Saving Private Ryan (1998).

18. Rocky IV
(1985)

1985. Últimos años de la Guerra Fría. En ese momento nadie lo diría, pero el muro de Berlín está a punto de caer. Rocky Balboa, Sylvester Stallone, se enfrenta a Ivan Drago, el coloso ruso. El combate final es la pelea entre Estados Unidos y la Unión Soviética. No hay dolor. Dicen los que saben que en el rodaje Lundgren le pegó un golpe de verdad a Stallone que casi lo hace renunciar. Unos dólares más tarde se lo pensó y grabó las escenas restantes de una secuencia mítica.


Más peleas de la Guerra Fría: Rambo II (1985) y III (1988), The Manchurian Candidate (1962), The Bedford Incident (1965).

17. The Princess’ Bride
(1987)

“Acostúmbrate a la decepción”, le dice el hombre de negro (Cary Elves) a un desconcertado Iñigo Montoya (Mandy Patinnkin). Estamos ante una de las mejores peleas con espadas del cine moderno. Dos caballeros ingleses se enfrentan y muestran sus aptitudes con la espada, la lengua y los pies. Un juego de habilidad física y verbal para conquistar a la bella princesa.

Otras peleas con espada memorables: Seven Samurai (1954), Crouching Tiger, Hidden Dragon (2000), Hero (2002), Star Wars (1977 en adelante), Kill Bill Vol. 1 (2003), Zatoichi (2003).

16. Raging Bull
(1980)

Toro Salvaje, de Martin Scorsese, es probablemente la mejor película de boxeo de la historia del cine. Todos los combates son filmados con brutal maestría e interpretados por un Robert de Niro en su mejor momento como actor. La pelea cumbre es la final entre Jake LaMotta y “Sugar” Ray Robinson. La manera como la cámara recoge los golpes, la sangre, el sudor, es espeluznante. Scorsese tiene tiempo incluso de quitar el sonido durante unos segundos para centrarse en los rostros de los dos boxeadores. Robinson gana por K.O. técnico, pero LaMotta, medio ciego por los golpes, aún tiene tiempo de gritarle: “¡Nunca me tumbaste, Ray!”. Insuperable.

De boxeo está hecho el cine: Rocky (1978 en adelante), Million Dollar Baby (2004), Cinderella Man (2005), Snatch (2000), The Fighter (2010), The Champ (1979), Somebody Up There Likes Me (1956), When We Were Kings (1996), The Harder They Fall (1956).

15. The Matrix
(1999)

Matrix aportó nuevos enfoques a las tradicionales persecuciones y peleas entre buenos y malos. La relativa importancia de la fuerza de la gravedad o la posibilidad de ver, y por tanto esquivar, todo el trayecto de un bala son algunos de los detalles claves en sus escenas de acción. Aunque las secuelas proporcionaron nuevos adelantos técnicos, nada tan auténtico como la película original, y nada más potente que la primera pelea entre Neo y el agente Smith. Una estación de metro sin pasajeros, pero con el tren acercándose en el momento preciso, sirve de escenario para esta batalla sin cuartel.


Otras peleas en trenes y estaciones: Highlander II (1991), Hanna (2011), Carlito’s Way (1993).

14. The Big Country
(1958)

James Mckay (Gregory Peck) entra al cuarto donde duerme Steve Leech (Charlton Heston). James va vestido con una camisa blanca impoluta, elegante. Steve prende una cerilla y vemos su torso desnudo y unos pantalones que funcionan como piyama. Plano-contraplano. Es un western. James vino con ganas de acción y lo dice: “No hay bastante espacio en este lugar para lo que vine a hacer”. Steve entiende que es hora de pelear y se levanta de inmediato, con una pose orgullosa, típica de los personajes que interpretó Heston. “Tenemos miles de hectáreas a nuestro alrededor”. Efectivamente es así. Amanece en el medio oeste. No se ve el horizonte, apenas dos sombras que se golpean hasta el cansancio. La secuencia dura casi ocho minutos. Termina en tablas. Un clásico de William Wyler.

Otras grandes peleas en el salvaje oeste: Butch Cassidy and the Sundance Kid (1969), McLintock! (1963), North to Alaska (1960), The Oklahoma Kid (1939), Good Day for a Hanging (1959).

13. The Pawnshop
(1916)

Charles Chaplin con una escalera bajo el brazo puede ser muy peligroso. Después de golpear a un policía, blanco habitual de las torpezas de Charlot, choca con un empleado del negocio, con el que inicia un peculiar combate de boxeo. La pelea se ve interrumpida, primero, por la aparición del dueño, al que consiguen engañar haciendo ver que trabajan, y segundo, con la entrada de una mujer ante la cual el genial cómico se tumba en el suelo y simula estar lesionado para conseguir así su cariño. Todo a ello a ritmo vertiginoso y con la apropiada música ad hoc del cine mudo. Una joya para nostálgicos.

Otras peleas de Chaplin: City Lights (1931), The Kid, The Vagabond (1916).

12. Quadrophenia
(1973)

“We’re the mods, we’re the mods, we’re we’re the mods”, cantan los jóvenes bien vestidos, al mando de sus motos, por las calles de Brighton, en la costa inglesa. Sus enemigos son los rockeros, que visten cazadoras de cuero y escuchan rock’n’ roll. La película refleja peleas reales que sucedieron en el verano del 64. Era la época en la que ser de una tribu urbana se consideraba un tema serio. La policía siempre llegaba tarde o en número insuficiente para detener la furia. Sorprende la cantidad de extras con los que se rodó la película. La pelea inicial, con esa avalancha de mods entrando en un bar de rockeros, es sencillamente espectacular. La batalla termina en la playa cuando, por fin, llegan más efectivos de la policía, algunos montados a caballo.

Otras peleas en bares: Trainspotting, Desperado, Mean Streets (1973), Road House (1989), From Dusk Till Dawn, (1996), Inglourious Basterds (2009), Fight Club (1999).

11. Star Wars Episode II
(2002)

Yoda contra el conde Dooku. Una de las escenas cumbre del segundo episodio de la saga más legendaria de la historia del cine. La pelea empieza como si de un duelo del oeste se tratara. Intercambio de golpes. Empate en el dominio de la Fuerza. Ahí deciden luchar con los sables de luz. Yoda es claramente superior, pero la maniobra de Dooku, usando la Fuerza para hacer caer un enorme objeto sobre Obi-Wan y Anakin, hace que Yoda olvide la lucha para así poder salvar a sus amigos. Dooku aprovecha la confusión para escapar dejando inconcluso el combate.

Las mejores peleas de Star Wars, según www.starwars.com:

1. Obi-Wan Kenobi & Qui-Gon Jinn vs. Darth Maul, en The Phantom Menace (1999).

2. Luke Skywalker vs. Darth Vader, en The Empire Strikes Back (1980).

3. Obi-Wan Kenobi vs. Anakin Skywalker, en Revenge of the Sith (2005).

4. Yoda vs. Darth Sidious, en Revenge of the Sith (2005).

5. Luke Skywalker vs. Darth Vader, en Return of the Jedi (1983).

6. Obi-Wan Kenobi vs. Jango Fett, en Attack of the Clones (2002).

7. Obi-Wan Kenobi vs. Darth Vader, en A New Hope (1977).

8. Yoda vs. Count Dooku, en Attack of the Clones (2002).

9. Mace Windu vs. Darth Sidious,en Revenge of the Sith (2005).


10. Obi-Wan Kenobi vs. General Grievous, en Revenge of the Sith (2005).

10. Rebel Without a Cause
(1955)

El atormentado Jim Stark (James Dean) es retado a pelear a cuchillazos. Jim se niega. “No quiero problemas”, repite hasta tres veces, rehusando las provocaciones de su rival. Le lanzan un cuchillo a sus pies y ni así reacciona el guapo Jim. Es un día soleado. La escena se desarrolla en el Planetario de Los Ángeles. En varios planos vemos la ciudad al fondo, bajo esa capa de polvo tan característica. Jim intenta evitar el enfrentamiento. Hasta que lo llaman gallina. Por ahí no pasa Jim. Recoge entonces el cuchillo y lucha. Esquiva los golpes de su oponente y consigue desarmarlo.

Otro personaje que no soporta que lo llamen “gallina”: Marty McFly.

9. West Side Story
(1961)

La escena inicial de este premiado musical –ganador de diez premios Óscar– es para repasar una y otra vez. Las calles de Nueva York son el escenario perfecto para una coreografía impecable. Los Sharks, inmigrantes puertorriqueños –la mayoría, actores blancos “ennegrecidos” para la ocasión–, disputan con los Jets –estadounidenses de origen irlandés– la supremacía de la calle. A ritmo de chasquido de dedos avanzan en grupos de tres, cuatro, cinco. Cuando se encuentran con alguien del grupo rival se detienen, se miran, se provocan, pero siguen andando. Los ánimos se van calentando hasta que la cancha de baloncesto es testigo del inicio de las hostilidades. A puñetazo limpio resuelven sus prejuicios hasta que la inevitable policía llega.

Otras peleas en canchas de baloncesto: Fireball (2009), The Expendables (2010), Kung Fu Dunk (2008), One on One (1977).

8. A Woman Under the Influence
(1974)

Si de peleas domésticas entre hombre y mujer se trata, quién mejor que John Cassavetes para contarlo. En esta película se parte de la inestabilidad mental de Mabel (Gena Rowlands), que se nos muestra como una mujer con altibajos emocionales muy marcados y ciertos arrebatos extravagantes. Mabel adora a su marido y sus hijos, y le encanta ser anfitriona en reuniones sociales, pero en sus continuos intentos por ser una buena madre y esposa a veces se excede y provoca situaciones violentas, como por ejemplo la comida de los compañeros de Nick (Peter Falk), en que avergüenza a uno de ellos insistiéndole para que baile con ella. La escena cumbre, sin embargo, es la posterior a la comida una vez se quedaron ellos dos solos, uno a cada lado de la mesa, ella gesticulando, él desgañitándose. Un recital interpretativo y de puesta en escena a cargo de dos de los grandes actores del cine estadounidense.

Otras peleas domésticas: The War of the Roses (1989), The Godfather I (1972), Break Up (1998), The Stepfather (1987), The Shining (1980).

7. Goldeneye
(1995)

Toda la saga de James Bond está construida a base de peleas, persecuciones o saltos desde un avión o helicóptero. Puestos a escoger una, me quedo con la que protagonizan el agente 007 y el agente 006 en Goldeneye. A diferencia de otras disputas en las que prima la espectacularidad por encima de la verosimilitud, en esta ocasión
James Bond debe enfrentarse a alguien formado igual de bien en las tácticas del contacto cuerpo a cuerpo. Hay puñetazos, patadas y equilibrismos varios. La lucha es encarnizada y se desarrolla en una enorme antena de comunicaciones escondida en medio de la selva de Cuba. El dramatismo está bien puntuado por la banda sonora que acompaña el crescendo de la escena. Cuando Bond parece tenerlo perdido, llega el helicóptero salvador, en el que se ha escondido la chica.

Nuestras peleas favoritas de la saga James Bond:

Casino Royale (2006), persecución inicial en Parkour.

Quantum of Solace (2008), persecución inicial a bordo de un Aston Martin.

The Living Daylights (1987), persecución inicial a bordo de un Land Rover.

Tomorrow Never Dies (1997), persecución a bordo de un BMW 750iL.

The World Is Not Enough (1999), persecución en bote.

6. Coffy
(1973)

Si quieren saber por qué Tarantino escogió a una desconocida Pam Grier para ser la protagonista de esa joya que es Jackie Brown, solo tienen que ver Coffy. Ejemplo perfecto de ese subgénero de los años setenta bautizado como blaxploitation, en ella vemos a la escultural actriz en todo su esplendor. La mejor escena es, de seguro, la de la fiesta. Ahí Coffy inicia las hostilidades lanzándole a su rival a la cara un bol lleno de comida al grito de “¿no querías más ensalada?”. Esto desata la reacción inmediata de las amigas, quienes intentan tumbar en vano a la todopoderosa Coffy, una negra de armas tomar.

Las mejores blaxploitation, según www.imdb.com:

Shaft (1971).

Coffy (1973).

Foxy Brown (1974).

Car Wash (1976).

Super Fly (1972).

Dolemite (1975).

Black Caeser (1973).

Cooley High (1975).

The Mack (1973).

Cleopatra Jones (1973).

5. Straw Dogs
(1971)

Sam Peckinpah fue uno de los cineastas que mejor filmó la violencia en el cine del siglo XX. En esta película vemos cómo fracasa el intento del profesor David (Dustin Hoffman) de llevar una vida tranquila con su bella novia Amy (Susan George) en un pueblo inglés. El alcohol y el fuerte carácter de los locales se lo van a impedir. Una escena memorable de la película es cuando ya los vecinos están dispuestos a tomar la casa entrando por la ventana y David, antes de empezar la defensa, pone un disco de música celta. A partir de ahí, disparos, golpes, sartenes con aceite caliente. Un enfrentamiento que te deja inmóvil en la butaca.

Otras historias de hombres normales que pierden la cabeza y se van a los golpes: A History of Violence (2005), Funny Games (1998), Death Wish (1974).

4. Jamón Jamón
(1992)

Si a un extraterrestre le quisieras enseñar qué es España y solo pudieras hacerlo con una película, deberías escoger Jamón Jamón. No solo porque es la primera película de Javier Bardem y Penélope Cruz, aunque también, sino por ese magistral retrato de esa entelequia: lo español. Es muy difícil superar una pelea a golpes de pata de jamón, en una de las escenas cumbre de la película. No es menor el detalle de la mamá, a la que Bardem se estaba cogiendo unos segundos antes, saliendo disparada contra la puerta. El golpe final que le atesta Bardem a Jordi Mollá es de los que duelen hasta en el alma. Todo por esos pezones que saben a tortilla y a ajo.

Otras peleas con comida famosas en el cine: Blazing Saddles (1974), PCU (1994), Rocky (1976), Hook (1991), The Public Enemy (1931).

3. Irreversible
(2002)

La escena inicial o cómo agredir al espectador durante los diez primeros minutos. La cosa es así: dos amigos van buscando al violador de la novia de uno de ellos, exnovia del otro. Creen que está escondido en un club gay. Uno de ellos empieza la pelea. Le rompen un brazo, lo golpean, hasta que aparece el otro que lo rescata matando al rival a golpes de extintor. La violencia es mostrada muy explícitamente, con una cámara que se mueve agresiva, con cambios constantes de planos, y con la música de Daft Punk de fondo.

Otras películas para “ver” con los ojos cerrados: Battle Royale (2000), Hostel (2005), Saw III (2006), Dead Alive (1992), Ichi the killer (2001), Holocausto caníbal (1980), Henry (1986), I Spit on your grave (1978), Murder-Set-Pieces (2004), Guinea Pig (1985), Tesis (1996).

2. Trinity Is Still My Name
(1971)

Bud Spencer y Terence Hill protagonizan este spaghetti western. Seleccionamos la escena del bar en la que Hill pelea con Wildcat Hendricks. Pelear es un decir, porque la tunda de bofetadas que le suelta mientras lo distrae con el movimiento de la pistola es más una exhibición que una disputa. La velocidad con la que hace el juego de manos es marca de la casa. Cuando, cansado y con la mejilla roja, se retira del Saloon e intenta disparar por sorpresa, recibe también su merecido en forma de precisa bala a la muñeca. De genio.

Los spaghetti westerns favoritos de Quentin Tarantino:

The good, the Bad and the Ugly (1966), de Sergio Leone.

For a Few Dollars More (1965), de Sergio Leone.

Django (1966), de Sergio Corbucci.

The Mercenary (1968), de Sergio Corbucci.

Once Upon a Time in the West (1968), de Sergio Leone.

A Fistful of Dollars (1964), de Sergio Leone.

Day of Anger (1967), de Tonino Valerii.

Death Rides a Horse (1967), de Giulio Petroni.

Navajo Joe (1966), de Sergio Corbucci.

The Return of Ringo (1965), de Duccio Tessari.

1. Midnight Express
(1978)

Las peleas son un clásico en las cárceles. Pero pocas veces un preso pierde los estribos como el joven estadounidense detenido por supuesto tráfico de hachís. El actor Brad Davis se quedó encasillado en el rol. No es para menos. La escena en la que empieza intentando arrancarle los ojos y termina lanzándole por la escalera es de esas que ponen la piel de gallina. Durante unos instantes pareciera que él solo va a poder cargarse toda esa cárcel brutal e inhumana.

Otras películas para ver en la cárcel: The Shawshank Redemption (1994), The Green Mile (1999), Escape from Alcatraz (1979), Papillon (1973).

Publicidad

Publicidad