Edición 144

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

La revolución neoyorquina

 - Autor: 

No es solo indie rock, Interpol ha mantenido por más de veinte años el legado del post-punk

A finales de los noventa, los poderosos riffs de las guitarras de Interpol llegaron para redefinir el rock. Su sonido no era tan introspectivo como el grunge de Nirvana; tampoco tenía la nostalgia del rock británico y sus canciones no eran bailables, como la propuesta de Blur. Ellos eran únicos: Paul Banks, Daniel Kessler, Carlos Dengler y Sam Fogarino vestían traje y corbata –siempre iban de negro– y se dedicaron por más de dos años a conquistar todas las tarimas y circuitos independientes de Nueva York. Finalmente, llegaron a The Peel Sessions, el programa de BBC radio conducido por John Peel, el mismo que en su estudio grabó a David Bowie, Joy Division y a Queen.

Sí. Son un grupo indie. Pero lograron llegar al nivel de los más grandes grupos de rock en el mundo: su primer disco, Turn On The Bright Lights (2002), fue comparado con el OK Computer de Radiohead –para muchos el mejor álbum de rock alternativo de los noventa– y sus siguientes discos, Our Love to Admire, Interpol, El Pintor y Marauder los convirtieron en los creadores de un sonido único que mezcla acordes rápidos con sonidos que recuerdan el postpunk de Joy Division. Sus fans aseguran que verlos en vivo es una experiencia musical digna de una de las mejores bandas de rock actuales y en sus giras por Europa, Latinoamérica y Asia llegaron a compartir tarima con grupos de la dimensión de The Cure y U2.

Por fuera del escenario ellos también son un símbolo del espíritu actual: son padres de familia, son vegetarianos estrictos, cada uno tiene sus propios proyectos alternativos en Nueva York o en Londres y no les importa salir a la calle a buscar un café o un Negroni –Paul en sudadera, Daniel y Sam con la corbata un poco suelta– para planear el próximo álbum que, como si fuera un estricto ritual, sale cada cuatro años.

Publicidad

Publicidad