Edición 141

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

De aventura con La Toya Montoya

 - Autor: 

Vea las espectaculares fotos de La Toya Montoya en el desierto de La Tatacoa.

La Toya, María Victoria, como pocos la conocen, es samaria, amante de la naturaleza, de los viajes y del sushi. Sueña con dejar to do e irse de viaje por el mundo en un velero. Estudió publicidad, es presentadora, modelo y ahora youtuber. Nos fuimos hasta el desierto de la Tatacoa para tomar le estas fotos de antología.

 

 >> Cuando era niña quería ser boxeadora, pero claramente no se me dio [risas].

>> Mi infancia es el mar. Yo crecí jugando en la calle, crecí yendo todos los días a la playa, crecí como si la ciudad fuera el patio de mi casa. Crecí libre.

>> Cada vez que vuelvo a Santa Marta tengo que ir al Tayrona.

>> En el colegio no era tan juiciosa, no era tan buena buena [risas]. Pero es que en el colegio lo que la gente hace es maldades. Cosas de chiquitos.

>> El viaje, o los viajes, que recuerdo de chiquita eran los que hacíamos con mi familia a Venezuela. Nos íbamos en carro por todo ese país. Me acuerdo de Isla Margarita. Eran otras épocas.

>> En Ibiza, donde vivo hace varios años con mi novio, mi plan favorito es disfrutar la naturaleza, las playas, la comida. Soy feliz viviendo ahí. La gente cree que Ibiza es solo fiesta, pero no es tan así.

>> El viaje más extremo que he hecho, aparte de mi experiencia en La isla de los famosos, donde estuve 53 días sin comer [risas], fue cuando caminé por siete días por los Andes peruanos.

>> Fue tan duro que el guía me dijo que si me quedaba quieta me iba a morir de hipotermia. Así que no había opción de parar a sentarme a llorar [risas].

>> En mi maleta, cuando voy de viaje, nunca pueden faltar unos zapatos cómodos para caminar, caminar y caminar. Uno no puede ir a conocer un país con unos zapatos incómodos.

>> Siempre trato de no ir a los lugares turísticos. Trato de buscar a alguien local para que me dé tips y así entender la cultura real de los sitios que visito. Y claro, lo mejor, a veces, es perderse.

>> La comida más rara que he probado fue en el Amazonas ecuatoriano. Estaba presentando un programa y traté de probar un gusano que se llama chontacuro, no pude. ¡Se los comen vivos!

>> El calor en el desierto de la Tatacoa fue terrible. Y eso que no hizo tanto sol como normalmente hace. Allá hay que estar tranquilitos de 12 del día a cuatro de la tarde, estarse muy quietico [risas].

>> Quiero explorar Colombia. Y después del proceso de paz creo que se abrieron muchos lugares inexplorados que tenemos que conocer.

 

>> Muero por ir a Ciudad Perdida. Soy samaria y me da tristeza decir que no he ido. Este año voy sí o sí.

>> La primera vez que estuve en una pasarela fue en unos eventos que hicieron en el colegio, pero en ese momento no me gustaba para nada. ¡Nunca soñé con ser modelo! Pero al final le fui cogiendo cariño.

>> Yo odio los peluches, osos, cualquier tipo de muñeco, no me gustan nada. Una vez me dieron un oso y me tocó fingir que me pareció divino. Y eso que soy la más romántica y supercursi para algunas cosas, pero los peluches si no [risas].

>> Tengo dos ritmos de música preferidos: la salsa y el reggae. Soy fan de Bob Marley.

>> ¡Tengo que ir a Jamaica! Ese es un paseo que tengo que hacer, ir a ver la casa de Bob Marley, a ver de dónde vino toda su inspiración.

>> La mentira piadosa que más digo es cuando me invitan a salir. Por la tarde siempre digo que sí voy, y ya cuando llega la noche me invento cualquier cosa. Digo muchas mentiras para no salir de fiesta [risas].

>> Eso sí, cuando salgo de fiesta, de verdad, tomo aguardiente. Y cuando estoy por fuera, si no venden aguardiente, tomo mezcal. Los tragos que me tomo me los tomo solitos, como son.

>> ¡Soy claustrofóbica! Sufro cuando me abrazan mucho tiempo, cuando voy en un ascensor.

 

>> Hace seis años que soy pescetariana. Solo como pescado y mariscos. Pero de repente si me ofrecen un jamón de bellota y me provoco, me lo como. Soy cero radical [risas].

>> Podría comer todo el tiempo sushi.

>> Mi sueño de toda la vida es mandar todo al carajo e irme a recorrer el mundo en un velero.

>> Tengo muchas, muchísimas mochilas, desde chiquita. Ahora creo que tengo unas 46.

>> Soy bastante hipocondríaca, tengo que confesarlo. Pero lo chistoso de mi hipocondría es que no hago nada al respecto [risas].

Publicidad

Publicidad