Edición 120

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Es una de las mejores modelos colombianas de todos los tiempos y su presencia ha cautivado a personajes como Jennifer Lopez y Mick Jagger. Una vez más tenemos con nosotros a Karen Carreño.

“Nunca fui de las más lindas en el colegio. Era la alta, la flaca insípida, la última de la fila, es más, ni llamaba la atención. Tampoco me interesaba el maquillaje ni la moda, prefería jugar con carros. Así que empecé en el modelaje casi sin querer. Había gente que me paraba en la calle y me preguntaba si quería modelar. Hasta que un día un conocido me puso en contacto con una agencia de modelos y comenzó mi carrera”. Karen Carreño pasó de ser la fea del colegio a una de las mejores modelos colombianas de todos los tiempos. Su presencia ha cautivado a personajes como Jennifer Lopez y Mick Jagger. Porque su belleza de mil caras no deja indiferente a nadie. Karen se transforma y se reinventa en cada foto. No hay dos fotos suyas iguales. Es imposible aburrirse de verla; para comprobarlo solo se necesita pasar estas páginas.

Karen empezó a modelar a los 15 años. No tuvo que esperar mucho para que le llegara una oferta desde el extranjero y tuviera que salir de su zona familiar en Bucaramanga. A los 16 estaba empacando las maletas para irse a México: “Las oportunidades tienen fecha de caducidad y yo sabía que el contrato que me ofrecieron para irme era muy importante para mi futuro profesional”. La decisión tampoco fue fácil. Se tuvo que ir en contra de la voluntad de su papá: “Él trató de insistirme que estudiara algo por si no me gustaba el modelaje. Le hice caso y me matriculé en Ingeniería Financiera, pero en el fondo yo sabía qué era lo que quería”. Se retiró de la universidad para emprender un viaje en el cual ya lleva más de 17 años.

 

De México pasó a Estados Unidos y se instaló en Nueva York. Uno de los primeros trabajos que tuvo fue como imagen de la marca de ropa que Jennifer Lopez acababa de lanzar: “Recién empezaba mi carrera, me seleccionaron para ser la imagen de la línea de ropa de JLo. Era increíble cómo ella estaba pendiente de todo; ningún detalle se le escapaba. En el 2014 participé en uno de sus videos. Yo no pensé que me fuera a reconocer, pero de la nada se quedó mirándome y me dijo: ‘I know you’. Yo me puse muy roja. Después fui y le conté que había trabajado con ella antes y ¡se acordó! Luego sonrió y dijo: ‘Come, girl, give me a hug’”. Karen –sin duda– es difícil de olvidar.

Su carrera siguió en ascenso. Se convirtió en la imagen global de la marca de ropa Guess por tres años: “Era muy impactante ver mi cara en tantas partes del mundo. Es una sensación muy extraña, pero muy gratificante en lo profesional”. También hizo una campaña para una marca de joyas junto al actor Kevin Costner. Mientras tanto seguía dejando seguidores en cada sesión de fotos que hacía en ciudades como París, Milán o Miami: “Eso es lo mejor de esta profesión, conoces muchas partes del mundo y te quedas en los mejores hoteles. Aunque tiene su parte mala, como todo: detesto que todo el tiempo me tomen las medidas; me da pereza el contacto del bendito metro”. Además, le hace falta su familia: “Y si a eso le sumas que en este mundo hay mucha droga y prostitución, peor”.

 

Desde que se radicó en Miami, hace 8 años, Karen le quiso dar un giro a su carrera profesional. Empezó a estudiar actuación y se fue metiendo tanto en el cuento que está contemplando dejar por un tiempo el modelaje para dedicarse a esta nueva faceta. Su maestra en los últimos años ha sido Andriana Barraza, nominada al Óscar por su actuación en la película Babel. Ya ha tenido papeles en varias series como Sin senos sí hay paraíso, La viuda negra 2 y 2091, la nueva serie de ciencia ficción que estrenó Fox Latinoamérica. Su meta es en dos años irse a Los Ángeles y actuar en una de las producciones de Netflix o –con suerte– ser dirigida por uno de sus ídolos: Martin Scorsese.

En una de sus escalas de trabajo aterrizó en Bogotá y su estadía coincidió con el concierto de los Rolling Stones; pero los Stones no forman parte de sus bandas favoritas. El día del concierto en lo único que pensaba era en su clase de Kabbalah. Había Luna Llena en Piscis –su signo–, y tenía que ir a recibir el mensaje que le traía el astro. Sin embargo, una llamada la sacaría de sus meditaciones. Su amigo Gerónimo Basile (el encargado de armarle la fiesta privada a Jagger) la llamó para invitarla al concierto. Ella le dijo que si llegaba a ir, iba después de una clase que tenía. Llegó tan tarde que se perdió hasta la aparición de Juanes en la tarima. Karen se ríe cuando cuenta que lo más chistoso fue que estuvo sola casi todo el concierto, que mientras los escuchaba, medio aburrida, ni se imaginaba que el hombre que gritaba: “¡Bogotá es del putas!”, iba a interesarse tanto en ella.

 

El concierto se acabó y Basile le dijo a Karen que fuera al hotel Marriott para seguir la fiesta. “Cuando llegué ya había bastante gente, él estaba hablando con otras modelos que estaban en el sitio”. Jagger dirigió su mirada hacia la puerta por donde acababa de entrar Karen. Dejó la conversación y la mesa donde estaba y se fue tras ella para saludarla: “El tipo es un personaje completo. Tiene un humor muy inglés, muy sarcástico. Siempre estuvo muy pendiente de todo lo que le contaba. Él me decía que tenía muchas ganas de venir a Colombia, pero de vacaciones. Que quería conocer la Sierra Nevada y Ciudad Perdida, pero que no quería hacer el viaje de cuatro días caminando”.

En un momento de la noche, tipo dos de la mañana, Jagger le dijo que fueran a una terraza del hotel para que no interrumpieran tanto su conversación: “Le conté toda mi vida, mis trabajos, mis sitios preferidos en Nueva York. Hasta me invitó al concierto que iban a dar en Cuba”. Hubo tiempo hasta para hablar de Juanes, él le dijo que el paisa le parecía un buen rockero. Karen aprovechó y le mostró el video de “A Dios le pido” de Juanes en el que ella es la protagonista.

 

Hablaron de la serie que Mick Jagger y Martin Scorsese produjeron, Vinyl; ella no perdió el tiempo y le dijo que ahora estaba entrando en el mundo de la actuación. Al final, tipo 4 a.m., el pobre Mick se veía tan cansado que Karen le dijo que mejor se fuera a dormir. Antes de despedirse Jagger le pidió el teléfono. Al día siguiente tenía un mensaje en su celular de él que decía: “It was great to meet you”. Ese fue el primer mensaje, pero no el último: “Todavía seguimos en contacto. Obvio no hablamos muy seguido, pero de vez en cuando nos escribimos”.

Después del encuentro con Jagger, Karen estuvo en todos los noticieros nacionales. Tuvo que dar varias entrevistas para aclarar todo lo que había pasado en su encuentro: “A mí, todo lo que se dijo no me afectó, yo sé qué fue lo que pasó y ya. Igual, siempre es mejor que hablen de uno a que no hablen”. Y de Karen, seguro, seguiremos hablando.

Si quiere saber más del autor, sígalo en Twitter como @felipeg269

Lea también: El majestuoso cuerpo de Jessica Cediel

Publicidad

Publicidad