Edición 125

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Especial multimedia

Aniversario DONJUAN 10 años

Volver al especial

Celebramos nuestros 10 años con la inigualable Jessica Cediel, la mujer de la que no se deja de hablar ni un solo momento.

Por estas páginas han pasado mujeres altas y bajitas, blancas y morenas, con ropa y sin ropa, tomándose selfies, bajo el agua, en un circo, comiendo , vestidas de enfermeras, boxeadoras y futbolistas. Pero para celebrar nuestros diez años le tenemos a la colombiana del cuerpo majestuoso. Nuestro aniversario no podía ser con otra mujer que no fuera Jessica Cediel. 

Ante la cámara de su celular, mientras se grababa, Jessica tenía puesto un bikini negro. Se pasaba el dedo índice sobre su abdomen una y otra vez. Lo tocaba, como si fuera a hacer un truco de magia, para demostrar que no había engaño. Es plano, firme, marcado. Mientras hacía esto decía: “Miren y sin Photoshop”.

Su cuerpo es tan perfecto que resulta difícil creerle. Pero en las imágenes del video estaba la prueba, hasta que tuvo que quitarlo de sus cuentas. Después de borrarlo, empezó a circular el rumor del video misterioso que Jessica Cediel bajó de sus redes sociales. Ese video lo hizo mientras le tomaban estas fotos para DONJUAN. Saludaba, mandaba besos, se acercaba a la cámara y nos dejaba ver de cerca todos sus atributos. Aunque no duró mucho publicado, ya se imaginarán la cantidad de likes, comentarios y views que pudo tener alguien que cuenta con dos millones y medio de seguidores en Instagram. Por eso cuando Jessica lo borró se convirtió en la noticia del día en todas las secciones de entretenimiento y farándula de los noticieros del país. Varios portales web titularon:

JESSICA CEDIEL HACE ALARDE DE SU CUERPO EN UN VIDEO Y LUEGO LO BORRA

¿POR QUÉ BORRÓ JESSICA CEDIEL ESTE VIDEO?

CONOZCA EL VIDEO QUE JESSICA CEDIEL BORRÓ DE SUS REDES SOCIALES

 

(Prepárese para nuestro aniversario DONJUAN)

Ella siempre está en el foco de atención. Y estar tan expuesta tiene sus consecuencias. Que uno borre un tweet o un post de Facebook no importa, que lo haga ella da para toda clase de teorías, chismes, rumores. Esto no es lo más difícil de ser una estrella en la vida y en las redes sociales. Ella dice que le parece terrible cómo se inventan cosas de su vida, y lo peor, que la gente las crea.

Hace dos años largos, Jessica se fue a trabajar en Univisión en Miami, donde es presentadora en el programa Sal y Pimienta (en el cual le ha tocado entrevistar hasta a su expareja, Pipe Bueno) y a veces también colabora en el programa matutino Despierta América. La primera vez que hablamos la atrapé en el aeropuerto de Austin, Texas. Me pidió que la llamara en diez minutos, había perdido sus documentos. Luego de saludarla, Jessica aprovechó para decirme, sin haberle preguntado, que su vida pasa de avión en avión (para colmo es de las que le tienen miedo a volar) presentando y haciendo entrevistas por todas partes de Estados Unidos y México. Ahora es una celebridad en toda Latinoamérica. Lamenta que no puede venir a Colombia tan seguido para ver a sus papás. Luego de un silencio me dice: “Extraño abrazarlos. Mi mamá ha venido a visitarme, pero mi papá no tiene visa todavía”.

 

Mientras esperaba su vuelo hacia Dallas, me contó que vive en un apartamento con balcón en Miami. Que tiene tres cuartos, uno para ella, otro para su hermana y otro para su sobrina. Que duerme acompañada cuando está en su apartamento y el afortunado es su perro Perseo, un yorkie miniatura.

Odia los malls. Me dijo que apenas llegó se le resecó la piel y el pelo por el cambio de clima. Que le tocó cambiar su acento para poder presentar su programa. Que aunque no le faltan pretendientes, ahora está soltera. Se declara lectora apasionada de libros de autoayuda y de superación personal; su autora preferida es Joyce Meyer. En toda esta etapa de cambios también se hizo cristiana hace poco, hasta el punto de que la última vez que lloró fue por una canción cristiana que escuchó. Uno de los episodios más comentados en su estadía en EE. UU. fue su selfie con Tom Cruise. Le pregunto qué fue lo que de verdad pasó en ese momento. Porque solo fue que pusiera su foto con él en las redes y la máquina de rumores empezó a funcionar otra vez.

TOM CRUISE SE INTERESA EN JESSICA CEDIEL

TOM CRUISE, ¿FLECHADO POR JESSICA CEDIEL?

PIPE BUENO HABLA DE JESSICA CEDIEL Y TOM CRUISE

La verdad es que no pasó de un piropo. Jessica había protagonizado un comercial para promocionar la película Misión Imposible: Nación Secreta y fue una de las invitadas al estreno. Cuando lo vio se quiso tomar una selfie con él y después hablaron un poco. Cruise le dijo que estaba muy linda, la felicitó por el comercial de la película y le preguntó por detalles del rodaje.

 

(10 años con las mujeres más lindas de Colombia)

Oí que la llamaban a abordar el vuelo. Antes de que le tocara apagar el celular, le pregunté por su “novela de los biopolímeros”. En el 2008 Jessica conoció al médico Martín Carrillo en Puerto Gaitán, desde entonces establecieron una relación de amistad. Carrillo ayudó a Jessica con un tratamiento para la piel. Ella confiando en él dejó que este le inyectara ácido hialurónico (el uso principal de ese gel es en tratamientos no invasivos para rellenar y aumentar el volumen de algunas partes del cuerpo mediante infiltraciones). Dos años después Jessica se enteró de que en su cuerpo no habían inyectado ácido, sino que tenía biopolímeros. El peligro es que estas sustancias incluyen desde componentes como silicona líquida, aceites, hasta materiales que no están hechos para estar dentro del cuerpo de una persona.

Esto afectó su salud considerablemente. Le dije que se imaginara cómo les contaría a sus hijos la historia sobre las cicatrices que le dejó la cirugía estética que casi acaba con su vida. Jessica empezaría así: “Sin ahorrarme detalles les hablaría a mis hijas que fui víctima de un engaño, de lo bruta que fui. Que viví algo muy fuerte. Que de esa experiencia aprendí muchas cosas y sobre todo que jamás en la vida me volvería a hacer algo así. También les diría que este tema marcó mi vida, empezó desde el 2009 y en el 2016 no había concluido”. El caso de Jessica dio paso para que en el Congreso colombiano se radicara una ley con su nombre, que busca reglamentar el ejercicio de la cirugía plástica, más en un país que según cifras de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética se realizan tres cirugías plásticas cada cinco minutos.

Existe un proceso jurídico contra el médico Martín Carrillo. Sin embargo, Carrillo ha ratificado en varias ocasiones que su actuación fue ética y que esta historia lo ha llevado a la ruina y, según dicen, hasta lo condujo a un intento de suicidio. Jessica, en medio de su agitada vida, no le quita el ojo al caso. Y a punto de tener que colgar me cuenta que al día de hoy no ha vuelto a ver al médico. Que sigue paso a paso los avances del proceso jurídico, pero que no quiere entrar en detalles porque hacen parte de la reserva del caso. Nos despedimos, cuelga el teléfono y el avión sale con destino a Dallas.

 

Un par de días después volvemos a hablar. Ha estado tan ocupada que me cuenta que ahora no tiene tiempo ni para hacer ejercicio. Pero ese cuerpo que no necesita Photoshop, necesita de algún tipo de ejercicio, le digo. “Mi secreto es que toda, toda, mi vida he hecho sentadillas. Todos los días hago 50 diarias, no importa donde esté”.

Esta vez me habla desde un sillón blanco que tiene en su apartamento. Como hablamos del décimo aniversario de la revista, le pregunto qué estaba haciendo en el 2006 (el año en que se fundó Twitter y donde Jessica tiene casi cuatro millones de seguidores; la única colombiana que la supera en seguidores es Sofía Vergara). Para ese entonces cuenta que ella estaba en el programa matutino de RCN, Muy buenos días. Venía de trabajar en CityTV donde empezó su carrera en la televisión. Ella no quería ir al casting que había para entrar al programa. Fue su mamá la encargada de convencerla: “Al final mi mamá me terminó convenciendo y fui como invitada. Finalmente hice el casting y me lo gané. Me quedé en el equipo de Muy buenos días, con Jota Mario y Laura Acuña”. Este cuento de hadas terminó mal, Jessica nunca tuvo una buena relación con sus compañeros del programa. Un día se levantó y sintió que no daba más, que era el momento de cambiar. Fue al canal y le dijo a Jota Mario que se iba. La máquina de los rumores volvió a prenderse. Se dijo de todo, hasta se revivieron chismes pasados. Uno de los que más sonó fue el que actuaba como bailarina en un club nocturno, la verdad es que formaba parte de una orquesta de salsa y si se le puede reprochar algo era que lo llevó a cabo mientras fue menor de edad. Además, dice que estaba haciendo una de las cosas que más le gusta, bailar.

 

(Antología con las mejores modelos de DONJUAN en 10 años parte I)

Volvamos a las fotos de esta portada y al video “misterioso”. De ese adelanto le puedo decir algo que no vio y seguramente ningún programa de chismes le va a decir. Estaba haciendo mucho calor, y si Jessica sentía calor con ese bikini tenía que estar haciendo mucho calor. Estas fotos le dejaron una cicatriz. Cuando le tomaron las fotos en los exteriores del estudio se raspó el pie con el pavimento. El dolor no le quitó la expresión sexy que tiene en todas estas fotos. El resultado seguro lo dejó sin aliento. Mire, mire y mire el cuerpo de Jessica, ese cuerpo que ella trató de cambiar (sin necesitarlo) y que a sus 34 años mantiene perfecto. Aunque no ve televisión, su vida gira en torno de esta. Ahora la podemos ver entrevistando en Sal y Pimienta a personajes como Megan Fox, Bryan Cranston (el actor de Breaking Bad), Benjamin Bratt, a los cantantes de reguetón Arcángel y Nicky Jam. Hace poco cubrió los homenajes que le hicieron a Juan Gabriel en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad de México. Dice que cada día que pasa se amaña más y tiene planes de empezar su propia empresa de productos con la marca Jessica Cediel y no descarta volver a la actuación. Y nosotros, entre tanto, solo podemos darle las gracias por celebrar con nosotros.

Lea también:

-El banquete de Angélica Blandón

-Juegos fotográficos

-Sara Corrales picante

Publicidad

Publicidad