Edición 138

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Malteadas: el sueño americano

 - Autor: 

Igual que el bourbon y Frank Sinatra, las malteadas son un ícono de Estados Unidos.

Sintetiza el mejor espíritu norteamericano. La malteada es una bebida, postre o como usted la quiera llamar, pragmática y sencilla: con dos ingredientes –tres o más, si está creativo– tiene para armar una con todos los juguetes.

Desde finales del siglo XIX, cuando el término malteada apareció por primera vez, se usó como acompañamiento del whiskey o como una especie de ponche. Después dio el paso a la forma que conocemos ahora, con sabores de fresa, vainilla o chocolate. Se volvió masiva en la década de 1930 gracias a las fuentes de soda, el lugar de encuentro de los más jóvenes, y en los años cincuenta ya era un ícono popular de la cultura estadounidense que quedó inmortalizado en películas como Grease, Manhattan y Pulp Fiction: todo el espíritu vintage sintetizado en una bebida.

En Agadón prepararon una inspirada en Grease, la película que algún irresponsable tuvo el descaro de traducir como Brillantina. Y a diferencia del pésimo nombre en español, la malteada está buenísima.
Ponga en la licuadora una taza y media de helado de vainilla y una taza de leche, y mezcle hasta que tome la consistencia de una malteada: la mejor técnica es el “ojímetro”. Por otro lado, en el microondas caliente en intervalos cortos dos cucharadas de mantequilla de maní, no le damos tiempo porque depende mucho de su microondas, hasta que queden muy líquidas. Finalmente, en el vaso ponga una capa de malteada seguida de una de mantequilla de maní e intercale las capas hasta llenarlo. El toque final, que es sello de Agadón, consiste en decorarla con crispetas: una receta sencilla, rápida y con una buena dosis de azúcar.

Publicidad

Publicidad