Edición 124

¡Advertencia!

Las chicas buscan hombres mayores de edad

Si no tienes 18 años
No entres a esta página

Publicidad

Durante 500 años el chorizo ha sido el embutido preferido de arepas y picadas. Su sabor picante es inconfundible y, aunque prepararlo es casi una ciencia, comerlo es un placer terrenal.

El arte de comprimir la carne dentro de una tripa es más sofisticado de lo que suena. La idea se les ocurrió a unos españoles hace casi 500 años, cuando descubrieron en América el pimentón y decidieron usarlo para adobar algunos cortes de cerdo y crear el chorizo. Desde entonces, se convirtió en uno de los embutidos favoritos tanto para el rey de España como para los americanos, que se inventaron sus propias variaciones con especias de cada región (como el chorizo verde de Toluca o el santarrosano de Risaralda) , preparándolo con carne de res, pollo o pavo. Incluso, los alemanes copiaron la receta y crearon la paprikawurst.

Después de tantos siglos siendo más famoso que la longaniza y menos sangriento que la morcilla, el secreto del chorizo está en la selección de la carne y sus condimentos y el tipo de intestino para envolverlo. Curarlo (es decir, dejarlo secar al sol o ahumarlo) es decisión de quien lo prepara y son muchos los que prefieren ponerlo a cocinar apenas lo terminan de procesar.

Prácticamente cualquier plato se puede preparar con chorizo: huevos, sopas, asados, arroces, arepa, fríjoles; todo es posible y es mucho más saludable y sabroso que la ubicua salchicha, que tiene tantos aditivos y combinaciones de carnes que al final uno no sabe qué se está comiendo.

¿Dónde comer? Recomendaciones

Chorizo santarrosano en La Bifería Calle 79B # 8-79 Al chorizo artesanal traído directamente de Santa Rosa de Cabal se le suman el adobo, el limón y el sabor de la parrilla de este restaurante. Además, la arepa de queso de Santandercito hace que esta entrada, a pesar de lo tradicional, siga siendo irresistible.

Setas con chorizo en Donostia Calle 29 bis # 5-84 Entre las muchas opciones que incluyen chorizo en este menú, aparece una entrada que no es ni una sopa, ni una ensalada ni un desayuno. Orellanas, portobellos y hongos criollos se sirven con chorizo artesanal y huevo pochado (cocinado sin la cáscara), dando como resultado un plato que supera cualquier clasificación.

Chorizo de búfalo en I Love Choripán Calle 85 # 14-46, piso 2 Acá los chorizos son exclusivos, no tienen conservantes y ofrecen varias posibilidades: hay de cerdo, de búfalo, de res, de ternera, con picante o con especias. Este choripán a la parrilla, al estilo argentino y acompañado con papas a la francesa y chimichurri, se convirtió en una excelente opción de comida rápida para acompañar la rumba bogotana.

Chorizos criollos en Il Fileto Calle 120A # 6A-04 Uno de los parrilleros más expertos del país se encarga de preparar diferentes tipos de chorizos. Los más destacados son el chorizo rueda argentino (embutido en tripa de cordero con carne de res y cerdo) y el chorizo criollo (preparado únicamente con carne de cerdo picada a mano y con las especias de Antioquia). Estos chorizos también se venden crudos.

CRUDO La Fazenda Calle 116 # 15-71 Uno de los principales distribuidores de carnes Premium de los restaurantes del país abrió su propia tienda. Acá se consiguen chorizos preparados bajo la supervisión del alemán Frank Hauser, con una receta hecha a base únicamente de proteína cárnica, sin harina ni almidón, con muy bajo contenido de grasa y conservantes, embutida en tripa natural.

Chorizos argentinos en Andrés D.C. Calle 81 con 11, Centro Comercial El Retiro Una gran variedad de chorizos asados, cocidos y fritos hacen parte del menú de Andrés D.C. Se pueden encontrar chorizos antioqueños en las entradas y chorizos argentinos en el calentao (con fríjoles, carne de res y maíz) o el mixto de fritos (una picada muy criolla, con yuca, papas, morcilla y chicharrón).

Auténtico chorizo español en La Tasca de Sevilla Calle 84 # 14-26 Los verdaderos sabores y la sazón de Andalucía, La Rioja y otras regiones de España son importados directamente a Colombia y se preparan en tapas o entradas como los garbanzos con espinaca o la papa a la riojana. Este es un viaje al origen histórico del chorizo en platos que reúnen diferentes preparaciones del cerdo.

Chorizo antioqueño en Casa Vieja Calle 70 # 6-23 Un chorizo hecho en casa, sin ningún proceso industrial o aditivo químico pero con todo el cuidado que caracteriza los platos de este restaurante típico. Además del aliño tradicional, a esta entrada la acompañan arepitas de maíz al mejor estilo paisa.

Chorizo italiano en Harry's Bar Calle 70 # 5-57 Este chorizo se prepara únicamente con carne de cerdo, especialmente para Harry Sasson y con condimentos italianos, dando como resultado un sabor que no tiene nada que ver con el típico colombiano. Tras varios minutos en la parrilla, se sirve con mostaza de Dijon y limón, convirtiéndose en una de las mejores entradas del restaurante.

POR TODO EL PAÍS En Colombia, la variedad más común del chorizo está en la bandeja paisa, pero la oferta se encuentra en todo el país con diferentes opciones: chorizo costeño (no confundir con la butifarra) como el de La Bonga del Sinú, picadas en restaurantes típicos, otros condimentos en rodizios brasileros o parrillas argentinas.

MÁS:

- Galería de fotos: Chorizos

OTROS TEMAS DE ESTA SECCIÓN

- Pollo asado, el rey de los platos colombianos

- Ají, el placer del picante

- Cangrejo: tesoro de la gastronomía mundial

Publicidad

Publicidad